Iniciar sesión

 

Pulsa para iniciar tu proceso de compra en Amazon Pulsa para iniciar tu proceso de compra en Editorial Manuscritos Pulsa en uno de los logos para iniciar tu proceso de compra.

Mientras visitaba Ávila para realizar algunas gestiones de preparación del Congreso de ADCA que celebraremos en 2018, visité el Centro de interpretación del Misticismo y me quedé impresionada, además de por el espacio en sí, por la belleza de las palabras con que me invitó a recorrerlo un pequeño folleto turístico que cayó en mis manos y cuyo texto traslado aquí para vosotros. Espero que os guste.

“El Centro es una propuesta singular que muestra a un tiempo la complejidad del misticismo y, paradójicamente, su profunda sencillez. Cada parte tiene su contemplación y lectura propias… El centro muestra, pero también sugiere, invita, desafía… Se debería entrar en él como quien entra en su propia alma: buscando algo y buscándose a sí mismo. Tal es su propuesta, porque tal es la mística: una búsqueda, una exploración, un encuentro y finalmente, una creación personal.

Sábado, 01 Abril 2017 16:21

El vuelo del espíritu y los vencejos

Publicado por

El P. José Luis Santos, de Oseira, tiene gran facilidad para encontrar metáforas que aclaran el sentido de algunas lecturas que se escuchan en las liturgias. La que viene a continuación es suya y me ha dado permiso para utilizarla.

El vencejo es un pájaro común en nuestras latitudes; suele verse en grandes bandadas, a mediados de primavera, cuando vuelve de África para anidar durante el verano: siempre con la misma pareja y siempre en el mismo sitio. Este pájaro se alimenta de insectos que caza volando con el pico abierto.

Pero no solo caza volando; de hecho lo hace todo volando, incluso aparearse y dormir: para dormir las bandadas ascienden a un altura de 2 o 3 mil metros, y se mantienen, medio aletargados pero sin dejar de mover las alas, sostenidos por corrientes de aire. Así, volando, pueden permanecer meses y meses sin descansar; solo se posan en lugares altos para anidar y nunca descienden al suelo.

El orgullo es el problema más difícil de resolver y por eso no nos ha de extrañar que quien desee trabajar de veras en la vida espiritual se encuentre enfrentado a dificultades, problemas y contrariedades de todo tipo, y que muchas veces sea víctima de grandes injusticias. ¿Por qué? A veces porque la persona se «desconecta» de su entorno y no sabe ver las leyes más simples de la vida. Otras veces esto sucede porque sólo cuando la persona se encuentra con dificultades, cuando tiene que movilizar todos sus recursos interiores, cuando se enfrenta con cosas imposibles -cuando vive su impotencia, su limitación, cuando se da cuenta de que está ante algo que no puede solucionar, cuando se enfrenta a la crítica, al ridículo, inerme, sin poder hacer nada-, si sabe estar atento y consciente, aquello se convierte en una oportunidad extraordinaria para descubrir la no-realidad de su yo personal.

Página 1 de 22