Iniciar sesión

Dilluns, 03 Octubre 2016 13:41

La oración personal

Written by

La oración personal consiste en que yo dé expresión de un modo directo a mi aspiración de acercamiento y de participación en lo divino. La oración no es una práctica que deba ser hecha por obligación. La oración no es un deber. La oración tiene muy poco que ver con la moral, en el sentido que estamos hablando nosotros. Tiene muy poco que ver con normas, iglesias o grupos que poseen su propia ética, sus propias reglas. En el sentido en que estamos hablando, la oración no guarda relación con ninguna obligación moral, ni siquiera con el bien o el mal. La oración es la sinceridad, el dar salida de un modo consciente, claro, abierto, total, incondicionado a esa demanda que hay en mí de lo divino.

Diumenge, 02 Octubre 2016 17:42

Un hito en la Asociación.

Written by

El día 16 de este mes va a celebrarse la Asamblea Anual de ADCA. No será una Asamblea cualquiera ya que, en ella, la Junta actual, de la que formo parte, traspasará la responsabilidad que hasta ahora ha tenido en la gestión de los quehaceres diarios de ADCA.

Sin querer entrar en mayores recuerdos en cuanto a los inicios, a las personas que colaboraron con su esfuerzo y que ahora ya no están, y a la propia labor realizada por las personas que pasamos el relevo, si creo que puede ser interesante comentar algunos aspectos sobre lo que ADCA, como asociación, pretendió y pretende representar.

Diumenge, 02 Octubre 2016 17:40

Acerca de los propósitos de la existencia

Written by

En uno de los textos preparatorios del Retiro de Oseira nos planteamos la cuestión de los propósitos en la existencia, entendiendo por tales la decisión consciente de intervenir en nuestra realidad concreta con unos determinados objetivos. No se trata por tanto de deseos o ilusiones sino de actos; actos, claro está, dirigidos a una finalidad que consideramos deseable. Así que el propósito exige la actualización de las tres capacidades que somos: imaginar la situación futura y el camino para alcanzarla  (inteligencia), desearla lo suficiente (amor) y hacer lo necesario para materializarla. Este último punto: realizarlos, es lo que convierte a los deseos en propósitos. 

Divendres, 02 Setembre 2016 15:32

El engaño del bien como aspiración

Written by

Nuestra premisa de partida es que nuestra naturaleza esencial está hecha de inteligencia, amor y energía; por lo tanto somos esencialmente buenos. Sólo una información introducida en nuestra mente de una manera artificial puede haber generado en nosotros la idea contraria, la idea de ser personas deficientes, inclinadas al mal y necesitadas de una educación moral que contrarreste esta tendencia. De ahí se deriva la famosa frase: “somos humanos” con la que se pretenden disculpar los errores que cometemos.