Iniciar sesión

Saturday, 30 September 2017 17:16

Sobre la Unidad

Written by

La Biblia explica que Dios creó al ser humano arquetípico: Adán. A continuación lo diferenció haciéndolo macho y hembra, para que pudiera reproducirse y multiplicarse; y más tarde, cuando ya había mucha gente en el mundo y todos hablaban la misma lengua y utilizaban las mismas palabras, Dios confundió sus lenguas, de modo que no se entendieran entre sí. Y los dispersó por toda la tierra.

Las lenguas de los que llegaron hasta la Península Ibérica se agrupan, según los lingüistas, en el subconjunto de lenguas iberorománicas, y son: el catalán, el castellano y el galaicoportugués. Nadie sabe de dónde proceden los que hablan euskera, o sea que, probablemente, ya estaban aquí. En cualquier caso, el resto de pueblos procedentes de Babilonia, los consideraron tan difíciles de entender cómo se tenían entre ellos mismos.

Esta actuación de Dios, confundiendo primero las lenguas y luego las mentes, es una de las tantas acciones sorprendentes que Él realiza y que a veces nos resultan difíciles de entender. Pero como la ignorancia no excluye el cumplimiento de la ley, sobre todo de la divina, mejor nos atenemos al consejo que reza: lo que ha desunido Dios no lo unifique el hombre; sobre todo por la fuerza.

Saturday, 30 September 2017 17:07

La intuición (1ª Parte)

Written by

La función más elevada y propia del nivel mental superior es la intuición. Materializando nuestra estructura psíquica por medio de una comparación, diríamos que el nivel mental superior en el que tiene asiento la facultad intuitiva viene a ser como un departamento que tuviéramos encima de la mente desde el que se divisara un amplia perspectiva, que nos permitiera verlo todo con claridad y lucidez asombros.

La experiencia personal nos asegura que en señalados momentos tenemos la evidencia, por ejemplo, de que el asunto que llevamos entre manos lo resolveremos acertadamente, o de que no puede llegar a feliz puerto por tal motivo; y lo mismo respecto a otras personas: por ejemplo, que tal amigo se estrellará si prosigue empeñándose en aquel asunto, etc. La existencia de estas evidencias es hecho comprobado. Pero no tratamos aquí de demostrarlo sino que lo damos por supuesto y queremos hacer ver que, siendo la intuición una facultad humana, puede ser cultivada hasta usarla corrientemente en nuestra vida. La capacidad intuitiva no es privilegio de pocos, ni se necesitan condiciones internas excepcionales.

Wednesday, 23 August 2017 16:26

El Trabajo interior para mí

Written by

He encontrado respuestas a preguntas y aclaraciones a cosas que veía y sabía pero que estaban más hacia atrás. No prestaba atención a todo lo que veía, seguía un patrón de mi mente. Al hacer el Trabajo he podido ver toda la verdad que tenía delante, todo lo que sabía y veía aunque yo funcionaba desde el automatismo.
Una necesidad imperiosa de saber y llenar un hueco dentro de mi pecho me hizo pedir a Dios que no me importaba el estado en el que estuviera, pero lo que sí que quería era llenar el vacío que yo vivía en mi pecho, el cual lo visualizaba como un hueco negro y profundo. Después he podido comprobar que cuando pides desde tu verdad, recibes de la Vida, de Dios.

Ahí empezó mi búsqueda. Yo me iba al trabajo y hacía mis tareas de cada día pero se presentaban situaciones y personas que me llevaban por el camino de descubrir todo lo que anhelaba.
Conocí los libros de Antonio Blay  y en una papelería de Barcelona vi anunciado que daba una charla un alumno suyo. Así conocí a Jordi Sapés aunque no fue hasta unos años más tarde que empecé a trabajar con él.

Wednesday, 23 August 2017 15:55

La Impecabilidad

Written by

La impecabilidad es la forma natural de atender  la realidad cuando estamos despiertosdestaca por su exactitud, cuidado y fiabilidad; es saber lo que tienes que hacer, desear hacerlo lo mejor posible y llevarlo a cabo de una forma discreta, sin llamar la atención, haciendo lo que haces, sin tener la mente en otro sitio, ni tan siquiera en los resultados que vas a conseguir.

Lo habitual, dormidos, es no estar seguros de por qué hacemos las cosas, de si realmente las queremos hacer o no, de si van a servir para algo, de si nos lo agradecerán o estaríamos mejor en otro lado haciendo algo distinto. Lo complicamos todo sin necesidad alguna, y esta actitud es tan habitual que creemos incluso que demuestra conciencia y ganas de progresar. Por eso discutimos interiormente todo el rato los compromisos adquiridos o las obligaciones inherentes a las responsabilidades que hemos aceptado. Esta es la libertad del personaje. Y el resultado de esta pseudo libertad es que nadie puede estar seguro de nadie, ni confiar en nadie, excepto cuando, obligados por las circunstancias, no tenemos más remedio que acatar las órdenes que recibimos.