Iniciar sesión

Jueves, 02 Enero 2014 18:31

El arte y la ciencia de la felicidad

Publicado por

Nuestra identidad profunda es Felicidad

Dentro del desarrollo de nuestras facultades superiores en el nivel espiritual hemos de tratar algo que parece utópico y que no obstante está al alcance de nuestra conciencia. Es lo que podríamos llamar el arte y la ciencia de la Felicidad.
Se suele considerar que la felicidad es algo de otro mundo, que en esta vida es imposible encontrar nada que sea realmente y definitivamente pleno, pero esto se refiere a nuestro modo habitual de funcionar.

Muchas veces, en los artículos de ADCA hablamos de la necesidad de estar despierto como único remedio al nivel de conciencia del personaje; al que, por el contrario, llamamos estar dormido. Esta necesidad de estar despierto, de ser conscientes de ser el sujeto de nuestra existencia, cae por su propio peso cuando las pesadillas a las que nos somete el personaje se hacen insoportables y uno busca algo sólido y verdadero.

Lunes, 02 Diciembre 2013 17:41

Sobre la reserva a la hora de comentar los artículos.

Publicado por

En la pasada asamblea anual de ADCA, algunos de los asistentes hicieron mención de la dificultad que encuentran en comentar los artículos que salen cada mes en la web, como este mismo, ya que observan en ellos un nivel y profundidad ante los cuales creen que cualquier cosa que digan no aportará nada al mismo, que en lugar de enriquecer no se hará sino empobrecer lo que ya está escrito.

Este comentario generó una cierta desazón en los redactores, ya que convertía el esmero con el que se emplean para ofrecer unos materiales dignos de ser leídos y comentados en una especie de boomerang que se volvía en contra de su propia finalidad.

Lunes, 02 Diciembre 2013 17:19

Las dificultades: un medio eficaz para curar el orgullo.

Publicado por

El orgullo es el problema más difícil de resolver y por eso no nos ha de extrañar que quien desee trabajar de veras en la vida espiritual se encuentre enfrentado a dificultades, problemas y contrariedades de todo tipo, y que muchas veces sea víctima de grandes injusticias. ¿Por qué? A veces porque la persona se «desconecta» de su entorno y no sabe ver las leyes más simples de la vida. Otras veces esto sucede porque sólo cuando la persona se encuentra con dificultades, cuando tiene que movilizar todos sus recursos interiores, cuando se enfrenta con cosas imposibles -cuando vive su impotencia, su limitación, cuando se da cuenta de que está ante algo que no puede solucionar, cuando se enfrenta a la crítica, al ridículo, inerme, sin poder hacer nada-, si sabe estar atento y consciente, aquello se convierte en una oportunidad extraordinaria para descubrir la no-realidad de su yo personal.