Iniciar sesión

Lunes, 31 Diciembre 2012 11:10

El Amor en el Trabajo

Publicado por

Es importante asumir que el raciocinio nunca nos va a despertar. Nuestra razón puede hilvanar una serie de argumentos con una gran precisión y presentar unas conclusiones aparentemente irrefutables. Pero aun y estando plenamente de acuerdo con ellas, puede que no nos movamos ni un ápice del lugar en el que nos encontramos. Por eso leemos y escuchamos tantas verdades que no hacen mella alguna en nuestra vida habitual.   

Lunes, 31 Diciembre 2012 11:06

La evolución de los niveles de conciencia.

Publicado por

Si observamos la vida del ser humano como un proceso psicológico evolutivo, vemos que nuestro punto de partida se basa, en general, en la idea que tenemos de nosotros. Esta idea que tenemos de nosotros (el yo-idea) hace que «funcionemos» de un modo determinado: y este «modo» constituye nuestro modo de ser. Esta idea básica, en su funcionamiento, se convierte en un núcleo, actúa como un núcleo respecto al modo de ser.

Lunes, 31 Diciembre 2012 10:56

El Trabajo y la educación de los hijos.

Publicado por

A menudo, en charlas y cursos surge de parte de los asistentes un tema que va volviéndose recurrente y que podríamos resumir como sigue: de qué forma podemos evitar en nuestros hijos la génesis de este personaje que tanto condiciona en la actualidad nuestras vidas. Nuestra respuesta  suele ser que, de entrada, las explicaciones que damos son básicamente para que los asistentes al curso entiendan su propio personaje.

Miércoles, 05 Diciembre 2012 12:56

Respecto a la palabra Dios

Publicado por

Yo utilizo la palabra Dios. Sé que hoy en día resulta anacrónico hablar de Dios, y especialmente mencionar la palabra Dios. Esto se debe a varias cosas. En primer lugar, la mentalidad general va adquiriendo un tono cada vez más, si no materialista, por lo menos sensorialista. También porque la idea que en general se tenía hasta ahora de Dios ha quedado trastornada por los nuevos conceptos, tanto de la ciencia como, por otro lado, de la misma teología. Asimismo porque las asociaciones emocionales e intelectuales que despierta esta palabra son rechazadas a veces por la persona adulta, porque no encajan con los valores que ella vive en tanto que persona adulta. Y entonces se produce como una especie de incomodidad, y se rechaza en bloque todo lo que parece que va ligado a esa idea de Dios.