Iniciar sesión

Miércoles, 23 Agosto 2017 15:45

No confundir estados negativos con dificultades exteriores

Publicado por

Estados negativos son aquellos que lesionan el modo de ser de uno mismo respecto a uno mismo y al mundo. Estados negativos no son los problemas que tenemos en nuestro vivir diario, las luchas que hemos de sostener y superar contra las dificultades. No, estas luchas no quedarán eliminadas. Lo que sí se eliminará es la lucha interior, la escisión interior, la lucha existente entre los elementos internos en nosotros mismos.
Al eliminar esta dualidad o pluralidad de factores dentro del yo, la persona tomará conciencia de sí, de sus posibilidades y recursos, vivirá de una manera integrada toda su capacidad de ser, y es con esta capacidad reunida, entera, consciente, que emprenderá la lucha con los problemas del mundo.No se le evitarán los problemas; lo que ocurre es que allí estará una persona completa, entera, para vivirlos para enfrentarlos y superarlos, para adaptarse, es decir para seguir el juego de la vida, pero ahora ya de un modo totalmente positivo.

Domingo, 02 Julio 2017 09:03

ADCA y la proactividad espiritual

Publicado por

“Reconócelo en todos tus caminos, y él allanara todas tus sendas”
Proverbios: 3.6

De manera muy usual, sobre todo cuando el personaje tomas las riendas, nuestros actos tienden a ser más reactivos que proactivos, es decir, nos pasamos nuestra vida tomando decisiones, armando planes, escogiendo entre diferentes alternativas… esperando que ocurra lo que deseamos y es verdad que a veces nos salen bien las cosas, pero no es menos cierto que muchas veces no es así  y es entonces cuando de manera infantil reaccionamos pidiéndole a Dios (de manera consciente o inconsciente) que nos ayude a encontrar nuevamente el camino.

Domingo, 02 Julio 2017 08:54

Comentarios desde más arriba

Publicado por

Se me está cayendo el pelo, día a día.  Aunque me habían dicho que esto no iba a ocurrir la realidad es que sí. Me cambia el aspecto, sé que no soy esa cara ni esas formas y, poco a poco, me voy ocupando de lo que le sucede a mi cuerpo.

Estoy  tranquila y en paz, esto es lo que hay, no me preocupa nada. La realidad no está equivocada en nada: a esta conclusión he llegado sobre todo a través de la enfermedad, de todo este proceso, mi cuerpo está cansado, débil, dolorido, pero yo no. Si vuelvo la vista atrás y recuerdo tanto sufrimiento… esto es Jauja. Je, je, solo se lo puedo decir a los que estamos en el Trabajo. No hay el sufrimiento ni la pena típicos de cuando deseamos que las cosas sean de otra manera, hay realidad, sin más.

El objetivo de la especie humana es la toma de conciencia de su realidad espiritual y la expresión de la misma en el plano material, en el plano emocional y en el plano mental. Nosotros, individualmente y como grupo, somos actores especialmente conscientes de este proceso porque nos interesamos por ello de un modo explícito. El problema es que este interés no parece especialmente relevante en la sociedad de la que formamos parte. No es que la sociedad no quiera oír hablar en absoluto de la espiritualidad pero no la considera un factor fundamental en su estadio de desarrollo actual.