Iniciar sesión

Miércoles, 02 Noviembre 2016 19:01

A la Espiritualidad desde la Razón

Publicado por  Jordi Sapés
Valora este artículo
(8 votos)

Nadie discute la importancia que ha tenido el pensamiento racional y el desarrollo de la ciencia en la evolución de la humanidad. Otra cosa es que podamos seguir manteniendo la idea de que estos factores, por sí solos, nos conducirán al incremento de la conciencia y a la felicidad.

Desde la Revolución Francesa el pensamiento filosófico no solo se había considerado capaz de explicar todos los fenómenos sociales sino que presentaba los periodos turbulentos de la historia como una transición entre un nivel de desarrollo agotado y otro superior.

Algunos autores reflejaban en su obra una cierta angustia, producto de una sensación de vacío interior, pero sus argumentos se consideraban ajenos a las preocupaciones de la gente normal que se dedicaba  a prosperar económicamente y a proporcionar educación a sus hijos para que pudieran continuar prosperando.

Pero esta imagen de una humanidad caminando hacia el bienestar y la felicidad cayó estrepitosamente el día en que los aliados entraron en Auschwitz. Los campos de concentración de la Alemania nazi desvelaron un exterminio masivo de seres humanos que no solo se había realizado con métodos y criterios industriales sino que incluso reciclaba los restos humanos que se podían aprovechar. Claro, a esto no se le podía llamar “progreso”, ni se podía explicar racionalmente; así que no se explicó: nos limitamos a quedarnos horrorizados y a gritar muy alto que no volvería a suceder.

La ideología del progreso y la evolución social persistió unos años más en los países del Este mientras Occidente se dedicaba a reemplazar el pensamiento por la técnica; pero ambos modelos acabaron apostando por la automatización y la burocracia y la carrera armamentista inclinó la balanza a favor de la parte tecnológicamente más avanzada. Así acabó derrotada de un modo definitivo la idea de que la humanidad podía avanzar apoyándose en el trabajo y el esfuerzo colectivo. Algunos se sintieron muy satisfechos por la caída de una ideología que apoyaba el ateísmo sin advertir que con ella desaparecía también el humanismo. Porque el desarrollo económico como único objetivo pasó a convertir al individuo en un engranaje más de la tecnocracia económica.

Las personas y sus problemas han dejado de importar, lo único relevante es el crecimiento en términos globales; el desarrollo de la conciencia ha dejado paso al consumismo y la publicidad ha reemplazado a las ideas. Y todo esto a costa del sufrimiento de miles de personas que continúan llevando una vida llena de privaciones y humillaciones. Inicialmente esta gente estaba situada en los llamados países del tercer mundo y nos permitíamos el lujo de ignorarla, pero a estas masas que se agolpan desesperadas en nuestras fronteras se añade cada vez más gente de nuestro propio entorno. La técnica no necesita al hombre, va dejando gente en la cuneta, sin medios de subsistencia o con salarios cada vez más bajos; para el sistema, que haya tanta gente y viva cada vez más tiempo representa un problema.

Y aquello que no tenía que volver a pasar, Auschwitz, se está reproduciendo en las aguas del Mediterráneo y en las vallas que se levantan en las fronteras de los países desarrollados. Ahora dejamos que los marginados se ahoguen en el mar y nos encerramos a nosotros mismos detrás de estas vallas; pretendemos así desentendernos de los que están sufriendo: que no nos molesten, que no alteren el sopor profundo en el que hemos caído.

Este fracaso de la técnica ha provocado que algunos se vuelvan de nuevo hacia la espiritualidad pero es una espiritualidad que hace las veces de refugio personal y promueve una huida hacia dentro. De hecho intenta mantener la utopía trasladándola del terreno material al metafísico, hablando de un Ser que está fuera del mundo o de un potencial que enaltece al individuo con independencia de cómo lo utilice; incluso en el caso de que no lo utilice. Es una forma de soñar despierto que al sistema ya le va bien, porque no se entromete en la vida ordinaria ni se preocupa por el colectivo.

Claro que esta clase de espiritualidad es preferible al fundamentalismo religioso que reparte condenas por doquier o se propone lisa y llanamente destruir, a base de bombazos, una sociedad que considera degenerada. Lo cierto es que, en estos momentos, el único horizonte que contempla buena parte de la población mundial es la precariedad o la ruina total; y no es de extrañar que algunos decidan llevarse por delante a unos cuantos representantes de este sistema que los está desahuciando. La religión tiene poco o nada que ver con esto pero, en determinados ambientes, reemplaza las alternativas de orientación marxista que habían despertado cierta ilusión y esperanza. Su fracaso ha dado paso al nihilismo más absoluto.

Hace pocos meses, en una manifestación de este nihilismo, un yihadista asesinó en Francia a un sacerdote anciano; pero el Papa Francisco no solo se negó a relacionar el Islam con la violencia sino que dijo: “Sé que es peligroso decir esto pero el terrorismo crece cuando no hay otra opción y cuando el dinero se transforma en un dios que, en lugar de la persona, es puesto en el centro de la economía mundial. Esa es la primera forma de terrorismo. Ese es un terrorismo básico en contra de toda la humanidad”.

Muchos consideran a este Papa un accidente, una excepción que no va a tener continuidad. Nosotros pensamos que en el seno de la Iglesia ha aparecido una luz que tenemos que cuidar, acompañar y reforzar. Porque este Papa se limita a decir en voz alta lo que predica el Evangelio; así que, si al final resulta ser una excepción, es que el problema es muy gordo.

Recordemos qué dice el Evangelio:

“Entonces dirá a los de su derecha: ‘Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme’. Entonces los justos le responderán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?’. Y él les dirá: ‘En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis’.”

Nuestro planteamiento resalta la doble naturaleza del hombre: esencial y existencial. La esencia nos hace a todos lo mismo y la existencia nos hace a cada uno distinto. Si no fuéramos iguales, no nos entenderíamos ni podríamos trabajar juntos de cara al futuro; pero si no fuéramos distintos tampoco tendríamos nada que decirnos. Así que ser uno mismo implica tener algo que decir, en vez de seguirle la corriente al sistema; y cuando un ser humano tiene algo que decir y se sale del guión establecido sus actos resultan impredecibles. En esto reside la esperanza de superar esta situación actual de bloqueo y regresión que estamos padeciendo.

No estamos en contra del progreso científico-técnico ni de la experiencia mística capaz de proporcionar una felicidad imposible de vivir en este plano material, pero si “el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” fue para enseñarnos a atender a las personas concretas que tenemos al lado, aunque sea con un amor más pequeño, menos espectacular. Porque cada ser humano concreto, representa en su realidad personal toda la esencia que es y toda la exclusividad con la que existe. ¿Y dónde hemos encontrado siempre indicaciones en este sentido?, en las palabras de Jesús en el Evangelio.

Leer 2182 veces Modificado por última vez en Miércoles, 02 Noviembre 2016 20:09

8 comentarios

  • Enlace Comentario Jueves, 17 Noviembre 2016 17:48 publicado por Pilar Maria

    Un análisis demoledor que lo leo y lo releo y pienso que debe leerse en muchos foros porque la reflexión como siempre es fabulosa. Una lección de historia con una gran lucidez y que de nuevo nos interpela desde lo que bien dices: el refugiarnos en la espiritualidad individual para escapar de un mundo que no se sostiene. Confieso que cuando me inyecto un Jordi y una Mª Pilar en vena llegan unas semanas después donde hasta el más hijo de su madre me parece un santo, luego viene el tío Paco con las rebajas y desciendo al problema concreto. Sí, yo quería cambiar el mundo, pero sí que decís todos bien, el mundo en global es la suma de las conciencias, ha de ir creciendo cuando sumemos conciencias más despiertas. Mientras tanto toca no dormirse y despertar a más personas, y atender a los dormidos que nos rodean y a las dificultades que plantea la vida. Yo muchas veces ahora me pregunto: ¿Qué haría Jesús aquí? No confundir la bondad con resolverle todo al otro, no suplir la inteligencia con el corazón y la energía, no dejarnos llevar por la apatía cuando las mismas cosas se repiten...somos parte del Todo pero teniendo conciencia de uno. Hacernos, al menos, responsables de ese uno.

  • Enlace Comentario Lunes, 14 Noviembre 2016 23:49 publicado por Javier

    Puede que los últimos cambios en el orden mundial estén mostrando una realidad subyacente que ha estado enmascarada, durante décadas, por un fariseísmo rampante. Quizá la falsa moral y la mezquina honradez hayan sido el sustento de la sociedad del intercambio, y que no exista una involución porque nunca ha habido una evolución. Quizá el verdadero avance es poner negro sobre blanco, saber en qué nivel de conciencia, como Humanidad, nos encontramos, más allá del mundo de apariencias que hemos vivido las últimas décadas. Suerte que de tanto en tanto Dios nos envía un ser celestial como el papa Francisco… pero también tenemos a Donald Trump, ambos reflejando la realidad fidedignamente. Y yo no puedo dejar de entonar el “mea culpa”, ¿es suficiente con intentar poner lo que soy en mis relaciones inmediatas, en mi pequeño círculo cotidiano? No. ¿Doy el 100 por 100 de mí? No, ¿me escabullo en el silencio? Si. Aun así, creo que el Ser Humano es un grano de mostaza que Dios plantó en su huerto, y tarde o temprano germinará, se convertirá en un gran árbol y en él nidificarán las aves.

  • Enlace Comentario Sábado, 12 Noviembre 2016 15:29 publicado por leire

    En este momento convulso y oscuro a nivel socio-político que estamos atravesando, lo que me viene a la mente para comprender y tratar de dar sentido a esta locura que llamamos mundo, es que quizás tengamos que caer hasta las profundidades para reaccionar. Quizás tengamos que llegar a una situación límite para que esto explote como una olla a presión y desde ahí podamos replantearnos las cosas.

    Veo la podredumbre que gobierna y dirige el mundo, sin embargo en ocasiones me da la sensación de que focalizarnos tanto en ella la reafirma, pues aquello a lo que le prestamos atención de forma reiterada se fortalece. También me parece que se puede correr el riesgo de utilizar la queja como sinónimo de acción, pues muchas veces parece que quejándonos de lo que hay ya estamos haciendo algo, ya estamos contribuyendo y nuestra conciencia se queda de alguna manera tranquila. Por supuesto, es indispensable hablar de ello y sacarlo a la palestra pero se me hace necesario ver la luz por algún lado, encontrarle un sentido a todo esto. Lo encuentro al ver a personas que ante esta situación están desarrollando el potencial que son poniéndolo al servicio de los demás. Se trata de personas comprometidas con causas sociales, voluntarios que altruistamente ofrecen lo que son a aquellos que lo necesitan, gente que trabaja por la defensa de los derechos humanos y sociales, activistas que se juegan el tipo reivindicando un mundo más humano, etc. El mismo Papa, como comentas Jordi, es un buen ejemplo de ello, de que no todo es oscuridad.

    Bajo mi punto de vista, lo que se necesita es la acción positiva, activa. No se trata de hacer nada extraordinario, sino cosas sencillo y a pequeña escala, pero consciente y comprometido. Es indispensable ser lo más auténticos y reales posible, ser uno mismo para alumbrar un poquito nuestro alrededor y levantar la voz ante lo que ocurre. Cada uno de nosotros tenemos mucho que aportar y es necesario que todos lo hagamos, que aunemos fuerzas para contribuir al despertar de la conciencia. Lo que sé es que Dios no nos pone pruebas que no podamos superar.

  • Enlace Comentario Jueves, 10 Noviembre 2016 16:33 publicado por Miquel

    Cada día que pasa resultan más necesarias estas reflexiones. Este fragmento me recuerda a muchos de los momentos que estamos viviendo, entre ellos este maldito proyecto de muro entre EEUU y México, que ojalá aparezca tan ridículo que ni llegue a levantarse. Esta participación de la que hablas también se presenta como imprescindible; al menos una mayor implicación de las personas en la política y una mayor implicación en la necesidad de saber. Sólo hay cita con las urnas cada cuatro años y una abstención tan alta hace un daño horroroso. Sucede en este país y acaba de suceder en Estados Unidos. Esperemos que sea un momento desagradable en la espiral de crecimiento colectivo

  • Enlace Comentario Domingo, 06 Noviembre 2016 20:37 publicado por Imanol

    Bueno, pues es cierto que para la globalización tecnológica el ser humano representa un problema que poco a poco intenta quitarse de encima. Sin embargo y aun a pesar de lo complicado y difícil que resulta confiar en el hombre, sigo teniendo esperanza… supongo que lo que vemos no es más que la punta de un iceberg de poderes ocultos dirigidos por intereses económicos, sin embargo sí que podemos hacer algo descabalgándonos de ese creciente egocentrismo espiritual y comenzar a actualizar el potencial que somos en esta existencia concreta que nos ha tocado vivir, cada uno en su entorno, sin grandes artificios ni alharacas, porque todo lo que tiene que ver con actualizar los valores esenciales en este mundo suma, y quizá esta revolución silenciosa se convierta en un ruido atronador que consiga elevar el nivel de conciencia del ser humano como especie, no hay otra, y merece la pena poner todo al servicio de esto, porque; ¿Quién sabe?

  • Enlace Comentario Domingo, 06 Noviembre 2016 10:01 publicado por JOSE

    "el terrorismo crece cuando no hay otra opción y cuando el dinero se transforma en un dios que, en lugar de la persona, es puesto en el centro de la economía mundial"
    Este es el nucleo de nuestro sistema de valores. Ojalá que estemos a tiempo de cambiarlo y que sepamos poner en el centro de nuestra vida a las personas. No a las personas en abstracto, sino a cada una de las pesonas que nos rodean, como muy bien dices. .
    Muchas gracias, Jordi, por estas reflexiones tan certeras

  • Enlace Comentario Viernes, 04 Noviembre 2016 10:30 publicado por ANA MARIA

    De momento no puedo hacer ningún comentario, me ha impactado la la descripción de la realidad que haces, me ha tocado en lo profundo; lo volveré a leer varias veces, y lo tendre mas presente. Gracias por tus escritos, siempre me mueven, me colocan en esa realidad con otra conciencia.Gracias

  • Enlace Comentario Jueves, 03 Noviembre 2016 13:10 publicado por Mª Pilar

    Gracias Jordi.

Para poder participar con tus comentarios en el artículo es necesario ser socio simpatizante de la asociación, lo cual es gratuito y sólo requiere tu registro en esta web. Más información en el apartado COMO HACERSE SOCIO.