Iniciar sesión

Domingo, 01 Enero 2017 20:54

Práctica para descubrir el silencio

Publicado por  Imanol Cueto
Valora este artículo
(7 votos)

Empezamos de una manera modesta, sencilla, pero eficaz. Cuando yo inspiro, he de aprender a ser consciente de esa inspiración. Esa inspiración me conduce hacia dentro, pero llega un momento en que esa inspiración se detiene, se acaba. Yo he de procurar seguir ese movimiento yendo hacia dentro, y un poco más adentro de ahí donde termina la inspiración. Por unos instantes estaré en una zona de vacío; luego surge la espiración. Yo he de estar atento y tratar de adivinar ese instante que antecede al movimiento de espiración. Es decir, que he de utilizar ese movimiento natural de inspiración y de espiración como soporte para que mi atención, mi conciencia, se profundicen, y lo hagan hasta un punto, hasta una zona más allá del fenómeno, más allá del movimiento, más allá de lo que yo soy normalmente consciente.


Cuando he practicado esto, cuando sé lo que es conducir la conciencia un poco más adentro de donde termina la inspiración, cuando he conseguido captar el instante de donde procede el impulso de espiración, entonces puedo tratar de centrarme en ese momento, lugar y sensación del punto donde inciden la inspiración y la espiración, del punto donde sale este impulso a inspirar o a espirar. Porque ese punto es un punto, no una dimensión. Es decir, el punto que, en un sentido fisiológico, coincidiría con una zona determinada de nuestro sistema nervioso, y que, cuando se sigue mentalmente, conduce a un punto más allá de nuestras variaciones de conciencia, más allá de nuestro fenómeno de percepción. Nos conduce hacia un punto innominado, hacia un punto vacío, un punto que es un ventanal abierto.

Se trata aquí de un ejercicio sencillo, que en un momento dado querremos hacerlo y no podremos, pero que, sin embargo, en otros momentos saldrá muy bien.

Hemos de ejercitar lo mismo en ese otro momento que es nuestra vida cotidiana, cuando yo estoy hablando con alguien, cuando estoy en diálogo con alguien. Cuando yo me expreso de un modo completo, completo en profundidad, en sinceridad, en conciencia de mí, cuando vivo una situación de expresión de un modo completo, el instante que sigue después de la expresión es un instante de vacío, de silencio; ahí es donde yo he de aprender a estar atento. El instante en que se produce en mí una percepción y comprensión plena, y al decir plena quiero decir plenamente aceptada, es también aquel momento en que se produce en mí el silencio espontáneamente. También cuando, de repente veo un paisaje grandioso, se produce en mí una exclamación y un instante de silencio. Igualmente, cuando he escuchado una obra musical extraordinaria, si yo estoy realmente centrado, se producirá en mí un silencio.

Todas estas prácticas que están a nuestro alcance. He aquí el modo de aprovechar esta enorme cantidad de agujeros que hay en nuestro mundo fenomenológico. También es posible que, a veces, en pleno movimiento, en plena acción, uno pueda captar de repente el vacío que hay detrás de todo lo que hemos estado sintiendo o haciendo. Tan sólo ocurre que uno no presta atención a esas impresiones que a veces tenemos, porque creemos que la importancia estriba solamente en lo que se mueve. Y la importancia que pueda tener cualquier cosa que se mueve ciertamente procede de eso que se mueve.

También fuera de mí puedo ejercitar esa atención, cuando yo de vez en cuando contemplo las cosas de un modo objetivo, dándome cuenta de que todo se mueve, de que todo tiene vida. Entonces tal vez pueda intuir el silencio y el vacío que es el soporte y la raíz de toda esa vida y de todo eso que se mueve. Cuando yo estoy hablando de veras con alguien, cuando estamos interactuando el uno con el otro, estamos moviéndonos sobre un vacío, sobre un silencio, sobre un vacío y un silencio que nos incluye a ambos, que nos envuelve a ambos. Y esto, a veces, uno lo intuye. En el momento en que se ha dicho algo con sinceridad, en el momento en que hay una buena comprensión mutua, hay un instante en que se produce esa sensación como si el silencio adquiriera fuerza, cierta corporeidad, cierta presencia. Si aprendo a estar atento y presente a este silencio, tal vez pueda captarlo en ese momento. Hemos de aprender a sentir ese silencio, no fuera, sino también en nosotros.

A. Blay Caminos de Autorrealización tomo III “La integración con la realidad exterior”

Leer 2328 veces Modificado por última vez en Lunes, 02 Enero 2017 08:54

4 comentarios

  • Enlace Comentario Domingo, 15 Enero 2017 12:49 publicado por laura

    Blay tiene la virtud de acercarnos a la grandeza que sentimos dentro y de animarnos a darle nuestra forma particular con textos como éste.
    No sé si me escucha pero me dan muchas ganas de agradecerle todo lo que nos ha aportado

  • Enlace Comentario Martes, 10 Enero 2017 09:45 publicado por ANA MARIA

    Gracias Imanol por recordarnos lo vital que es el silencio, para ir transitando en el, hemos de ir soltando todas esas resistencias, una vez que te vas vaciando de todo ese lastre, entras en el silencio, en ese punto que muy bien describe Leire, de nueva dimensión, que nos aproxima a lo que somos, y desde donde podemos ver con claridad. Gracias al silencio me he ido encontrando y sabiendo que caminos tomar.

  • Enlace Comentario Lunes, 09 Enero 2017 18:40 publicado por JOSE

    Hace años que acostumbro a pasear por el Paseo Maritimo que hay cerca de mi casa. Y muchas veces miraba los arboles, las montañas, y me preguntaba: ¿sobre que fondo se recortan estas figuras? Porque todo positivo tiene un negativo que le da existencia. Y una poderosa intuicion de que hay otra realidad de la que emana lo que vemos, se apoderaba de mi. Agradezco estas reflexiones que leo, porque rescatan esos momentos. Y me reconozco perfectamente en algunas de las experiencias que describe. No son frecuentes, pero estan ahi para marcar ese camino nuestro que no es de llenarnos de nada, sino de soltar tanto bagage inutil que hemos ido adquiriendo y conectar con lo esencial.

  • Enlace Comentario Jueves, 05 Enero 2017 18:20 publicado por leire

    Excelente la elección del artículo, ya que a mi modo de ver contiene la base de las enseñanzas de Antonio Blay. Lo que expresa aquí es lo mismo que trata de hacer ver en el libro del Ser. Se puede resumir en soltar, desprenderme, porque detrás de ese vacío, de ese vasto silencio que me atraviesa por completo es donde comienza la comprensión de mí misma. Esto es un hecho que todos hemos podido experimentar, ese punto donde se abre una nueva dimensión de la conciencia. Desde allí todo adquiere un tono diferente. Es el instante en el que empiezo a ser yo misma, a captar la infinidad de matices de la existencia, a vivir con intensidad y a la vez con esa intimidad que genera la calidez interior. Es el instante en el que me doy cuenta de que no hay nada que hacer porque ya está todo hecho; el instante en el que me abandono a Ser. Leer el artículo ha sido una oportunidad para volver a experimentarlo. Muchas gracias Imanol por ayudarme a ello.

Para poder participar con tus comentarios en el artículo es necesario ser socio simpatizante de la asociación, lo cual es gratuito y sólo requiere tu registro en esta web. Más información en el apartado COMO HACERSE SOCIO.