Imprimir esta página
Domingo, 06 Septiembre 2015 08:28

El Trabajo en el ámbito laboral

Publicado por  Olga Godia
Valora este artículo
(6 votos)

Hacía años que buscaba y rebuscaba por todo este mundillo espiritual. Leía libros, asistía a conferencias, hacía cursos y ansiaba encontrar algo más. Al principio todo era nuevo, pero con los años me di cuenta que todos decían lo mismo y me estaba cansando, ya nada de todo esto tenía sentido para mí, porque nada en mí cambiaba. Buscaba alguien que me dijera algo nuevo, que fuera un poco más allá. El personaje se divertía de lo lindo porque conocía cosas que muchas personas ni se preguntaban y eso lo hacía sentir diferente. Pero en el fondo sabía que había algo más, que tenía que haber algo que fuera más real, más sencillo y que no iba por buen camino.

En esta búsqueda apareció una persona que me presentó aquello que yo tanto ansiaba,  e inicié mi proceso en el Trabajo. Empecé sabiendo que sería duro, que tendría que dedicarle muchas horas, pero no dudé ni un segundo. Era el Trabajo que tenía que hacer. No tenía grandes problemas y estaba bien, pero sabía que podía estar mejor.

En unos meses experimenté el primer despertar y me di cuenta del sueño en el que andaba metida toda mi vida; que si la gente no era como tenía que ser, que si las cosas no iban como a mí me gustaba y muchos otros aspectos de la realidad con las que yo estaba en guerra.

Los primeros cambios los viví en mi entorno más próximo, la familia. Dejé de juzgarlos y me limité a ver, y de entrada me inundó una gran pena al ver cómo había estado perdiendo el tiempo juzgando a la gente. Lo extendí en todos los ámbitos de mi vida, también en el laboral. 

El ámbito laboral donde trabajo suele despertar mucha curiosidad porque es un submundo muy desconocido. Trabajo en una cárcel, como vigilante. Tenemos que cumplir unas normas y un reglamento, que cumplo, pero aportando un poco de luz con ayuda del Trabajo. Como podéis suponer, mi visión, y por tanto mi forma de actuar, tienen estilo propio, lo vivo como una ocasión de crear, de servir, de manifestarme; ahí entra la pasión por saber y conocer más, por comprender mejor. 

Tengo muy claro que el que entra es la persona y el delito se queda fuera. A lo mejor muchos os echareis las manos a la cabeza, porque es difícil pensar esto cuando han violado o asesinado a alguien, pero hay que tener claro que muchos de ellos tienen muchas dificultades: patologías, familias muy desestructuradas, una visión de la realidad distorsionada, y con eso no los quiero disculpar, pero, por otra parte, ¿Quién nos dice que mañana no podamos ser uno de ellos? No soy nadie para juzgar, ya lo hizo un juez, los condenó y están cumpliendo una pena. Los internos están privados de libertad y eso ya es bastante condena, aunque algunas veces no seamos conscientes de la magnitud que esto representa. Y, en esa falta de libertad, procuro hacerles la vida un poco más humana. Los hay que saben aprovechar la ayuda que se les brinda, algo tan sencillo como facilitarles un puesto de confianza donde realizan alguna tarea, donde se sienten útiles y apreciados, donde, cuando hacen su trabajo y son respetuosos con sus compañeros y con nosotros, y les obsequias con un "gracias", un café o una sonrisa, se llenan de satisfacción. Y te explican las dificultades que tienen con sus hijos o con sus parejas, no es fácil para ninguna de las dos partes. Y les aportas, con un comentario, un granito de arena para que vean otra realidad a la que ellos no están acostumbrados, y ves como sus ojos hablan al no tener que defenderse ni justificarse.

Y día a día, cada vez más, veo como pierdo el interés en satisfacer el reconocimiento y  las necesidades afectivas de la propia personalidad. Es entrar en relación con el otro para ayudar, apoyar, impulsar; para dar en lugar de tomar.

Como a la mayoría de nosotros, me han recortado el sueldo, las vacaciones y otras pequeñas cosas, pero no podrán recortar el calor humano y la luz que pueda irradiar mientras esté allí.

 

Leer 6176 veces Modificado por última vez en Domingo, 06 Septiembre 2015 08:35

8 comentarios

Para poder participar con tus comentarios en el artículo es necesario ser socio simpatizante de la asociación, lo cual es gratuito y sólo requiere tu registro en esta web. Más información en el apartado COMO HACERSE SOCIO.