Iniciar sesión

Lunes, 04 Abril 2016 08:16

La vía de la felicidad

Publicado por  Isabel Moya
Valora este artículo
(12 votos)

El amor en el ser humano no es nada más que la expresión de la felicidad inherente del Ser. El Ser es pura Felicidad. Solamente tenéis que estar un poco centrados, dejar la mente tranquila y estar atentos; veréis cómo va apareciendo un bienestar. Por problemas que haya. Si conseguís por un momento dejar todo y estar atentos, tranquilos, veréis que surge una noción de calma y bienestar. Y si aprendéis a estar más y más centrados en ella, veréis que va aumentando, ¿Por qué? Porque está surgiendo como un efluvio de lo que es nuestra identidad profunda (en esta cualidad del amor).

El problema es que como nosotros estamos viviendo metidos en la mente, esa mente fraccionada, esa mente metida en la idea particular de uno, entonces, como uno se vive como una parcialidad, está buscando siempre al otro para llegar a una totalidad. Y cree que no puede ser feliz si no es gracias a lo que le venga del otro. Realmente no es así. Toda capacidad de sentir amor, gozo y felicidad surge de mí, no me viene de fuera. De fuera me puede venir el estímulo, la persona que se me muestra amable; pero lo que me hace feliz no es el que se me muestren amables, sino lo que es el origen de todo. La felicidad es mi naturaleza profunda y todo lo que yo vivo es expresión, en un grado u otro, de esa felicidad, como es expresión de mi inteligencia y de mi potencia-energía. 

El medio para realizar la felicidad es que yo me obligue y haga la gimnasia activa de dar felicidad, dar amor, dar gozo, aunque crea que no los tenga. Como están en mí, en la medida en que me obligo a dar activamente, a ejercitar activamente, estoy haciendo que se ponga en marcha el potencial en ese sentido, pero para eso debe de haber la convicción, la evidencia y la resolución de que la felicidad es mi naturaleza auténtica.

Uno comprueba que en la medida en que muestra sinceramente amor, gozo y felicidad -son tres grados, tres fases de una sola cosa: el amor es en el sentido relacional, el gozo como estado interior, la felicidad es como realidad en sí-, en la medida en que pone en marcha la expresión de eso, uno se da cuenta de que va creciendo en eso, o mejor dicho, que eso crece en uno más y más. Y que el crecimiento sólo depende de eso, del uso que yo haga de mi propio potencial, al ser capaz de amar más y más al otro. Amar al otro quiere decir interesarme por el otro, querer el bien del otro, vivir la importancia del otro, por lo menos con tanta fuerza como vivo la importancia hacia lo que llamo mío, lo que llamo yo. Pero no solamente en el amor, también en el gozo, en la alegría, en la felicidad. Entonces uno se da cuenta de que en la medida en que ama, en que se <interesa por> cada vez vive más la unión con todo lo demás. Lo que me separa es el aspecto analítico de la mente porque se apoya puramente en la diferencia de formas. En cambio, en la medida en que me intereso por el otro, el amor me vincula más profundamente con él, me va descubriendo ese fondo único que somos. Por eso, el amor, en la medida en que se va expresando realmente, me va haciendo sentir a la misma altura que todos y me va haciendo vivir la unidad real que todos somos. Uno descubre que todos somos formas particulares de un solo amor, y que el amor nos une por el centro. No sólo el amor, sino la felicidad; el amor es la expresión de la felicidad. Cuando se expresa a través de una parte hacia otra parte tiende a la unidad, tiende a la felicidad, pero surge de la unidad esencial que somos. A ese amor podemos llamarle Dios; tal vez sería más adecuado llamarle Felicidad.

 

Texto extraído de la obra de Antonio Blay "Despertar y sendero de autorrealización. Una trayectoria personal". Editorial Indigo 2010

Leer 3244 veces Modificado por última vez en Lunes, 04 Abril 2016 08:23

2 comentarios

  • Enlace Comentario Miércoles, 13 Abril 2016 11:01 publicado por Imanol

    Siempre he pensado que en referencia al Amor se ha escrito mucho pero se ha practicado muy poco, sin embargo tengo que reconocer que pocas personas hablan del Amor con la naturalidad, sencillez y profundidad que lo hace Blay. Creo que el principal problema, tal y como se explica en el artículo, es que intentamos vivir el Amor desde nuestra idea particular y claro desde aquí siempre necesitamos algo de fuera que lo complete, es decir, que al final acabamos convirtiendo el Amor en una exigencia o demanda hacia el otro. Este vivir la afectividad desde el departamento equivocado hace que todo se vuelva sumamente complicado, no porque lo sea, sino más bien porque nos llenamos de una serie de trastos que nos hacen perder de vista la sencillez del fondo esencial que nos compenetra a todos.

  • Enlace Comentario Sábado, 09 Abril 2016 08:33 publicado por ANA MARIA

    Hablando de senderos...esto es una "oda al Trabajo
    Cada brazada, cada avance, cada paso, va descubriéndonos el camino a seguir, vamos apartando la maleza, todo lo que nos impide ver, la luz que somos y estamos buscando. Hacemos el camino al andar(ya lo cantaba Serrat), vamos construyendo una pista libre de obstáculos, con excelentes materiales, para que perdure, nos vamos encontrando, vamos siendo, y por añadidura vamos encontrando a Dios. Comenzamos a sembrar, no con el fin de recoger, solo por el gozo de ser, amar y hacer.
    A fuerza de Trabajar, aprendemos a soltar, cortar de raíz todo lo que entorpece nuestra búsqueda, aprendemos a caminar libres de obstáculos, de pesos, la Luz que vamos vislumbrando comienza a guiar nuestros pasos. Es el Ser que nos guía, nos conduce, nos lleva de la mano, con seguridad y firmeza.
    Caminante no hay camino....se hace camino al andar.

Para poder participar con tus comentarios en el artículo es necesario ser socio simpatizante de la asociación, lo cual es gratuito y sólo requiere tu registro en esta web. Más información en el apartado COMO HACERSE SOCIO.