Iniciar sesión

Miércoles, 23 Agosto 2017 15:45

No confundir estados negativos con dificultades exteriores

Publicado por  Laura López
Valora este artículo
(8 votos)

Estados negativos son aquellos que lesionan el modo de ser de uno mismo respecto a uno mismo y al mundo. Estados negativos no son los problemas que tenemos en nuestro vivir diario, las luchas que hemos de sostener y superar contra las dificultades. No, estas luchas no quedarán eliminadas. Lo que sí se eliminará es la lucha interior, la escisión interior, la lucha existente entre los elementos internos en nosotros mismos.
Al eliminar esta dualidad o pluralidad de factores dentro del yo, la persona tomará conciencia de sí, de sus posibilidades y recursos, vivirá de una manera integrada toda su capacidad de ser, y es con esta capacidad reunida, entera, consciente, que emprenderá la lucha con los problemas del mundo.No se le evitarán los problemas; lo que ocurre es que allí estará una persona completa, entera, para vivirlos para enfrentarlos y superarlos, para adaptarse, es decir para seguir el juego de la vida, pero ahora ya de un modo totalmente positivo.

Para nosotros, el problema radica en que nos vemos obligados a luchar afuera mientras mantenemos simultáneamente una lucha a ciegas dentro. Nos enfrentamos con las dificultades y exigencias exteriores estando disminuidos dentro, profundamente lesionados; y esto es lo que hace nuestra lucha más difícil, y por ello confundimos tantas veces la lucha exterior con la interior, y atribuimos nuestro problema interior a las causas exteriores, porque en la práctica se confunden ambos factores.


Cuando la persona moviliza sus recursos interiores, los actualiza, une su mente con estas energías interiores, reeduca su perspectiva, su visión y valoración de las cosas y adopta una actitud profunda, central, axial y abierta, entonces se da cuenta de que el vivir es algo profundamente positivo, que las luchas que tienen lugar en la vida son siempre positivas, porque a través de ellas, la persona crece, se desarrolla, se afirma, tanto si triunfa como si fracasa, porque ya no está pendiente de una afirmación de su yo, sino que, simplemente, su yo ya está afirmado. Entonces su expresión en el mundo se mide por su dedicación, su sinceridad, su capacidad de lucha, su entrega, y no por los éxitos exteriores que obtenga. Estos éxitos, que preocupan y obsesionan a tantas y tantas personas, solamente constituyen un problema cuando la persona necesita este triunfo de un modo desesperado para descubrir, o creer, que ella es un poco más sí misma. Pero la persona que es capaz de vivirse de un modo directo, inmediato, sin dependencia alguna de las circunstancias exteriores, que está conectada directamente con su propio dinamismo interior, esta persona se emancipa de la dependencia del éxito o del fracaso, busca triunfar, ciertamente, porque éste es el sentido de toda lucha, pero en su interior no depende del triunfo o del fracaso de un momento dado. Para él hay otro sentido de triunfo o fracaso. La persona triunfa en la medida que hace todo lo que puede hacer en un momento concreto; el triunfo se mide por esta sinceridad y totalidad, podríamos decir por esa derechura, de su acción, de su modo de ser y estar en el mundo; no por los resultados meramente externos. Y su fracaso consiste en que la persona no esté a la altura de sí misma, de todo lo que tiene por dar, que no utilice todos sus recursos, aunque exteriormente triunfe, aunque exteriormente merezca halagos y honores.
Cuando podamos movilizar estas energías, reeducar la mente y reeducar las actitudes, tendremos los resortes que nos permitirán recuperar nuestra propia realidad positiva. Hemos dicho que lo negativo es solamente la privación de lo positivo. ¿Cómo podemos conseguir esa recuperación de nosotros mismos, esa normalización?

Conciencia Axial
Antonio Blay      
página 146
Editorial Indigo

Leer 1036 veces Modificado por última vez en Miércoles, 23 Agosto 2017 16:16

7 comentarios

  • Enlace Comentario Domingo, 17 Septiembre 2017 14:03 publicado por leire

    Desde luego qué ligereza transmiten las palabras de Blay y qué liberación cuando nos damos cuenta de que el éxito y el fracaso nada tienen que ver con lo que ocurre a nivel externo, como siempre nos habían hecho creer. En tanto que somos impecables y damos lo mejor de nosotros en cada momento, hemos triunfado y por el contrario, si no estamos a la altura de nosotros mismos y no utilizamos todo el potencial, habremos fracasado aunque exteriormente parezca que hayamos triunfado. Esto es ser coherente y honesto con uno mismo y, ciertamente, no hay nada más liberador.

  • Enlace Comentario Viernes, 15 Septiembre 2017 10:05 publicado por Javier

    Realmente es una selección excelente. Si se lee en paralelo al artículo de Jordi de este mes, sobre la impecabilidad, se ve que entroncan directamente. La consistencia y equilibrio de los elementos internos permiten actuar con impecabilidad. Gracias.

  • Enlace Comentario Jueves, 14 Septiembre 2017 17:46 publicado por Rosalia

    Que hermoso es el mensaje. Son preguntas que me he hecho en ocasiones. Estoy dando lo suficiente? por eso encuentro tan aclarador las palabras de Blay, si no está unificado nuestro interior las luchas de fuera no las viviremos como actualización de nuestro potencial sino como una cartilla de ahorro, "yo te doy para que tu me des" Solo somos felices si damos y actualizamos el potencial si damos todo lo mejor de nosotros en cada instante. Cuando tu ya sabes que eres, entonces puedes dar al mundo sin estar pendiente de la valoración de los demás. Gracias Laura!!

  • Enlace Comentario Jueves, 14 Septiembre 2017 06:02 publicado por Imanol

    Gracias por la selección del articulo Laura, me encanta la sinceridad y sencillez de Blay para explicar lo complicado, jamás vende humo porque habla desde su experiencia, y especialmente me gusta cuando señala que no se evitaran los problemas, la diferencia reside en que para enfrentarlos en vez de haber una persona fragmentada hay una persona completa, sabias palabras.

  • Enlace Comentario Lunes, 11 Septiembre 2017 07:44 publicado por ANA MARIA

    Gracias Laura por recordarnos estas palabras de A. Blay que son vitales para poder reconocernos y actuar en cosecuencia. Si no resolvemos nuestros estados interiores como vamos a enfrentarnos a la realidad de cada dia?.

  • Enlace Comentario Lunes, 04 Septiembre 2017 11:08 publicado por Mª Pilar

    Gracias Laura, es curioso como surgen cosas apropiadas en momentos oportunos.

  • Enlace Comentario Domingo, 03 Septiembre 2017 15:20 publicado por Emilia

    Es tajante el mensaje y bien diáfano: triunfamos comos seres humanos si damos todo lo que podamos dar en cada momento. Así de fácil y de difícil. Dar y dar, esa es la clave y no quedarnos cortos, ser espléndidos nada de racanería.

Para poder participar con tus comentarios en el artículo es necesario ser socio simpatizante de la asociación, lo cual es gratuito y sólo requiere tu registro en esta web. Más información en el apartado COMO HACERSE SOCIO.