Iniciar sesión

Domingo, 01 Abril 2018 10:30

Un Trabajo bien hecho

Publicado por  Jordi Sapés
Valora este artículo
(5 votos)

Igual que muchos de nosotros, antes de conectar con el Trabajo de Blay,  llevaba muchos años moviéndose por círculos esotéricos y grupos de espiritualidad. Contactó con el Trabajo en un seminario que hicimos en marzo de 2015 y empezó a trabajar los despertadores y a explicar un poco los detalles de su vida personal.

Cuando empezamos en el Trabajo nuestro personaje agradece poderse comunicar  con alguien que se interesa por él, alguien que no le conoce y a quien puede explicar sus desgracias, sufrimientos y también los méritos a los que se siente acreedor. Ella hizo como hace todo el mundo: procurar dar la mejor imagen de sí misma. Y tenía mucho que contar porque mostraba una fuerte personalidad, una personalidad que había rechazado jugar el papel tradicional de mujer sumisa y se había enfrentado a la familia y a la sociedad que la rodeaba defendiendo su autonomía y sus derechos.

Pero claro, se encontró con que el Trabajo bendecía esta afirmación personal pero responsabilizaba a su personaje de sus sufrimientos y le echaba por tierra su presunta superioridad moral en el papel de consejera que desarrollaba en paralelo a su actividad como terapeuta.  Como es típico en esta fase del Trabajo, explicaba que, a menudo, cerraba el ordenador de golpe, molesta por mis comentarios, para volverlo a abrir más tarde con calma y paciencia para reconsiderar lo que íbamos observando. Que nos digan que una parte importante de nuestros sufrimientos son un invento del personaje es un aliciente cuando no nos apoyamos en el victimismo, pero que nos despojen de nuestra presunta superioridad sobre los demás duele mucho: y ella lo aguantó primero y lo aceptó después.

Transcribo aquí palabras suyas: “En la medida que voy trabajando, observo que hay menos esfuerzo, menos pretender, mas atención, mas alegría. Estoy como aprendiendo a simplificar, a no quedarme enredada en conflictos, a no tener que arreglar, cambiar, desear mejorar nada y a no convencer a nadie de nada. Esto es muy liberador: voy experimentando, sintiendo una fuerza interior y seguridad nuevas; las siento en mí, cuando me relaciono, vivo; es una actitud contundente, al mismo tiempo que liviana, es como si supiera e hiciera lo que quiero, sin dudas, miedos o pesares. Por eso soy mas clara, firme, libre y también autoritaria sin ser déspota, es una fuerza reposada y tranquila.”

Lógicamente esto se transparentaba: ella participaba en un grupo que se reunía para tratar temas espirituales y sus compañeros advirtieron que algo estaba cambiando en ella y se interesaron por lo que hacía. Así es como se divulga de verdad el Trabajo. Por eso cuando organizó un taller en el que tuvimos la oportunidad de explicar la vía de Antonio Blay y el método que seguíamos fueron varios los que se subieron al carro y están ahora compartiendo nuestro camino.

A veces nos quedamos en la teoría y en transmitirla, pero este no fue su caso: una vez visto el personaje, se puso a trabajar el yo experiencia y en poco tiempo transformó radicalmente su entorno. Mantenía la relación laboral con el negocio familiar por sus derechos en tanto que copropietaria pero ejecutaba su labor en medio de una total incomunicación. Así que, superando el rol de perjudicada que le había fabricado el personaje, se dedicó a revertir esta situación con su iniciativa propia y se marchó hablando y saludando a todo el mundo.
Y aquí se responde una pregunta que nos hacemos a menudo: ¿para qué sirve la enfermedad?: pues sirve para estimular la capacidad de amar en la gente de nuestro entorno; sirve para que nuestros seres queridos actualicen el amor que son y experimenten la felicidad que se deriva de cuidar y acompañar a otra persona en el trámite difícil de abandonar este plano existencial.

Claro que en su caso, esto no fue un trámite difícil sino un ejemplo de realización personal porque en todo momento, concilió su deseo natural de curarse y volver a una existencia normal con la aceptación de la Voluntad de Dios y la progresiva experiencia del Ser esencial, que se manifiesta con mayor intensidad cuando el cuerpo se debilita.

También son palabras suyas: “Estoy tranquila y en paz, esto es lo que hay, no me preocupa nada. La realidad no está equivocada en nada: a esta conclusión he llegado sobre todo a través de la enfermedad, de todo este proceso; mi cuerpo está cansado, débil, dolorido, pero yo no. Si vuelvo la vista atrás y recuerdo tanto sufrimiento… esto es Jauja. Je, je, solo se lo puedo decir a los que estamos en el Trabajo. No hay el sufrimiento ni la pena típicos de cuando deseamos que las cosas sean de otra manera, hay realidad, sin más. No paro de dar gracias a Dios por haberme permitido llegar despierta hasta aquí. Todos los conflictos aparentes en los planos inferiores se desvanecen cuando se contemplan desde más arriba. Mi experiencia me dice que me he pasado toda una vida tratando inútilmente de resolver problemas de estos que crea nuestro personaje, o el personaje de la gente que nos acompaña, y estos problemas se han resuelto en el momento que he podido contemplarlos y actuar desde un nivel de conciencia superior, al reconocerme en lo que soy y obrar en consecuencia.”

Obrar en consecuencia no consiste en seguir determinados protocolos o códigos morales, consiste en ser lo que somos y dar testimonio de esto que somos. Este testimonio es lo que nos hace mejores a todos porque ilumina nuestra propia realidad. Y su luz ha sido especialmente intensa estos últimos días; tanto que ha conseguido disolver en la nada el miedo a la muerte de quienes la hemos acompañado.

Ha sido un privilegio.

Leer 1936 veces Modificado por última vez en Domingo, 01 Abril 2018 10:32

12 comentarios

  • Enlace Comentario Martes, 03 Abril 2018 15:30 publicado por Mónica

    Somos muy afortunados de haber estado a su lado acompañándola. Nos ha trasmitido paz y amor.
    Muchas gracias.

  • Enlace Comentario Domingo, 01 Abril 2018 19:59 publicado por Cruz

    Gracias Jordi, por estas palabras.
    Como dices, un trabajo bien hecho. Y ahora nos ha dejado paz, un sentimiento de enorme serenidad.
    Ese, es el comentario unánime del grupo cuando nos hemos reunido en Coruña.
    Me siento agradecida, por haber tenido la suerte de vivir y compartir esta experiencia.
    Gracias

Para poder participar con tus comentarios en el artículo es necesario ser socio simpatizante de la asociación, lo cual es gratuito y sólo requiere tu registro en esta web. Más información en el apartado COMO HACERSE SOCIO.