Iniciar sesión

Domingo, 02 Septiembre 2018 11:35

Práctica de la obra de Antonio Blay

Publicado por  Jordi Sapés
Valora este artículo
(4 votos)

Se dice en el Trabajo que para constatar que avanzas conviene mirar hacia atrás: ADCA se fundó en octubre de 2012 y eligió su segunda junta, la actual, en octubre de 2016, en Oseira, dicho sea de paso.

 Uno de los acuerdos que se tomaron en esta Asamblea fue el de organizar un Congreso sobre la obra de Antonio Blay y su puesta en práctica; y ahora nos encontramos en puertas de su celebración que tendrá lugar este próximo mes de octubre, los días del 12 al 14, en la Universidad de la Mística de Ávila, coincidiendo con la clausura del Año Jubilar Teresiano.

Mejor escenario y compañía no puede encontrar el recuerdo de un místico como Blay, que hizo de la espiritualidad una experiencia personal y supo transmitirla para que pueda ser reproducida por todo aquel que se sienta llamado a buscar su realidad esencial.

Hemos subtitulado el Congreso: “Práctica de la obra de Antonio Blay” porque queremos resaltar que la mística es siempre un camino experimental: no es algo que se piensa sino algo que se vive; y se vive al margen de ideologías, dogmas y jerarquías.

Precisamente por eso es un camino exigente, incompatible con nadar y guardar la ropa, querer y no poder, intentar y no alcanzar. Nuestra vida cotidiana es la que es, no hay otra; y la conciencia reside en cómo la protagonizamos: no vale imaginarla diferente ni pretender escapar de ella con fantasías paradisíacas o impotencias apoyadas en la culpa. Sobre todo cuando se dispone de un camino trazado con una serie de indicaciones que impiden extraviarse y permiten avanzar.   

El Congreso se hace para proclamar en voz alta que esto funciona, que el Trabajo de Antonio Blay no es un sistema de creencias  sino un modo de vida basado en descubrir y actualizar el potencial del ser humano. Y que la felicidad que todos perseguimos aparece cuando se vive en un compromiso profundo con uno mismo, sin condiciones, haciendo de esta existencia algo creativo,  personal, único y a la vez fértil y benéfico para los demás.

Tenemos experiencia de ello y la vamos a explicar a todos los interesados.  En el Congreso se expondrán varios ejemplos del Trabajo de Blay aplicados a la vida laboral, en ámbitos tan diversos como la enseñanza, el cuidado de los ancianos, la conciencia en la policía, la organización de los funcionarios de un ayuntamiento, el cuidado paliativo de enfermos de fibromialgia,  la espiritualidad en el arte, la belleza consciente en la peluquería, el cobro sin amenazas de deudas atrasadas, el contacto con Dios en un monasterio,  la vivencia de una enfermedad terminal, el acompañamiento a la muerte de un ser querido, etc. Todas estas realidades se expondrán en diferentes posters y comunicaciones, en paralelo a las ponencias teóricas y a los talleres prácticos.    

Pero estos ejemplos funcionales tan concretos no impiden resaltar que la propuesta de Antonio Blay se refiere a la búsqueda espiritual que el ser humano lleva realizando desde que tenemos registros de nuestra especie. Habla pues de algo esencial e  intemporal; pero lo hace con un lenguaje especialmente adecuado para nuestra mente occidental moderna, en un momento marcado por un deseo generalizado de liberarse de tutelas tradicionales que se entremezcla con una búsqueda desesperada de puntos de referencia sólidos.

Para nosotros, el único punto de referencia válido es nuestra identidad esencial,  aquello que siempre es, que nunca cambia y que define al ser humano como un ser capaz de actuar de una forma consciente y voluntaria. Nosotros lo llamamos “capacidades potenciales”, otros lo llaman “estar hechos a imagen y semejanza de Dios”;  la cuestión es ver cómo hacemos de nuestra existencia un vehículo para expresar estas capacidades o esta naturaleza. Por eso no hemos querido hacer del Congreso una reunión de amigos de Antonio Blay sino todo lo contrario: abrirnos a todos cuantos participan en esta búsqueda de lo esencial para presentarles su mensaje; y compartirlo también con otros movimientos espirituales próximos con quienes deseamos intercambiar ideas y experiencias.

Porque además de la información que el Congreso nos puede transmitir hay otro aspecto a resaltar y a cultivar: la vivencia de que no estamos solos y de que hay una luz Superior que nos ilumina cuando nos reunimos en Su nombre. Así que os esperamos a todos.

Autoconocimiento y Espiritualidad en el siglo XXI

Práctica de la obra de Antonio Blay.

12, 13, 14 de Octubre. Ávila. Universidad de la Mística

 

Leer 282 veces Modificado por última vez en Domingo, 02 Septiembre 2018 12:05
Más en esta categoría: « Trabajo y sencillez

5 comentarios

  • Enlace Comentario Sábado, 15 Septiembre 2018 15:53 publicado por Emilia

    Para mí es un privilegio y una gran suerte poder participar en este congreso que vivo con ilusión y difundo a mis amigos y conocidos. Agradezco y admiro todo el trabajo que habéis realizado. Llevo en el Trabajo unos años y me ha ayudado mucho a progresar en todos los niveles. Por eso cuando escucho a la gente: "con la edad se agrava todo y empeoramos" yo les digo: "pues hay que trabajarse" aunque me vuelven a decir: "como se es no se cambia". Es curioso cómo hay gente empeñada en verte como eras antes, en cambio otros aprecian un cambio. Y lo que más me alegra es cuando me dicen, eso me ocurrió este verano tras una travesía por los Pirineos, "Emilia, tengo que decirte que me has sorprendido porque yo esperaba que tú actuases así y asao ". No podéis imaginar cómo me siento en ese momento, vuelo y vuelo henchida de felicidad. Gracias a Jordi, Pilar, ... a todos sus colaboradores y a todos los demás.

  • Enlace Comentario Sábado, 15 Septiembre 2018 12:54 publicado por laura

    Además considero que con este Congreso se inicia también una nueva etapa para Adca, porque a la vista ha quedado el interés que ha tenido éste evento en tantas personas. Siempre pensé, en lo que concierne a Blay y al Trabajo, que tenía entre las manos algo muy valioso, y ver que hay tantísima gente que mantiene éste mismo interéses es un buen motivo de alegría y un motor para la acción.

  • Enlace Comentario Miércoles, 12 Septiembre 2018 17:43 publicado por Carlos

    No puedo más que sentirme contento. Hace 3 años decidí que había pasado el momento de buscar y que había llegado el de trabajar. Siempre recuerdo la anécdota de un compañero en un curso de Reiki que comentaba que había escuchado unas treinta propuestas espirituales diferentes...para no hberse quedado con ninguna, pensé yo. Cuando lees libros de crecimiento personal o de propuestas serias, incluso cuando lees a nuestro querido Blay, te quedas con la impresión de que debes hacer algo que es muy difícil. Que falta la mano cercana de alguien que te ayude a transitar por ese camino que el autor propone. Eso es lo que ha conseguido Jordi Sapés: hacer posible que ese camino se pueda recorrer, con la ayuda de los que lo han recorrido antes. Y claro que se ven resultados, por eso estoy contento. Pero no hay que dejarse llevar por ideas o por una espiritualidad dulzona. Sólo podemos andar y avanzar a través de experimentar lo que Blay, y tantos otros, nos dicen. Así pues, "Acudid a mí los que estéis cansados y agobiados que yo os aliviaré", pero no mediante la especulación, sino mediante el trabajo y el esfuerzo de experimentar lo que somos.

  • Enlace Comentario Sábado, 08 Septiembre 2018 18:16 publicado por Imanol

    Hay algo indudable y es que todo aquel que lee o escucha algún audio de Antonio Blay, queda marcado por su clarividencia a la hora de traducir los aspectos más complicados de la trascendencia del ser humano a un lenguaje sencillo y fácil de comprender. También resulta evidente que la obra de Blay se sustenta en un trabajo eminentemente experimental donde fue capaz de cartografiar de manera muy precisa su viaje por la conciencia del ser humano; pero es que encima nosotros, la familia ADCA, tenemos la suerte de acceder a un método de trabajo pautado de tal manera que nos da la oportunidad de evidenciar en nuestra vida cotidiana nuestro potencial esencial, evitando quedarnos colgados en ideas espirituales sublimes. Con todo esto quiero decir que la junta actual de ADCA, en su afán de colaborar en la difusión de nuestra asociación: “ADCA nace de la voluntad de un grupo de personas de dar a conocer una línea de trabajo interior cuya finalidad es la plena autorrealización de la persona. Tanto en términos del descubrimiento de su realidad esencial, como del significado, el gozo y la seguridad interior que implica vivir la experiencia cotidiana desde ella. Esta línea de Trabajo interior se basa en las enseñanzas de Antonio Blay, sistematizada por Jordi Sapés de Lema, que ha desarrollado un método organizado y progresivo sobre textos teóricos y ejercicios prácticos. El acento en la práctica es intenso; permite recorrer este camino a cualquier persona interesada y hacerlo, desde el primer día, de una forma experimental” decidió organizar este congreso para aglutinar al mayor número de personas posibles en torno de la obra de Blay; pero sobre todo para anunciar a quien quiera oír, que efectivamente si uno se compromete este método ¡funciona!

  • Enlace Comentario Martes, 04 Septiembre 2018 19:53 publicado por Rosalia

    Precisamente porque es un camino de experiencia y no creencias es que cambia la vida. Cuando llevas el tiempo suficiente en el trabajo como para darte cuenta que esconderte no sirve de nada si buscas la verdad. Salir de la angustia y el malestar que te rodea, el trabajo te va llevando hasta empezar a saborear resultados.
    Esperando el congreso con alegria!!!
    Gracias por tu ayuda para seguir en el camino.

Para poder participar con tus comentarios en el artículo es necesario ser socio simpatizante de la asociación, lo cual es gratuito y sólo requiere tu registro en esta web. Más información en el apartado COMO HACERSE SOCIO.