Iniciar sesión

Viernes, 01 Febrero 2019 15:59

El chakra ajna y la atención central

Publicado por  Jaume Arasa
Valora este artículo
(4 votos)

Como sugerencia, indicaremos la manera de conectar con la zona central del centro ajna, más allá del ajna externo (o sea, hacia el ajna interior). La consecuencia es que al llegar a esta zona más profunda, la mente se abre hacia todos los niveles, superiores e inferiores.
La técnica básica para lograr esto, es la denominada «atención central». Consiste en tratar de estar siempre conciente de uno mismo, en toda circunstancia, manteniendo una conciencia axial, cuya línea vertical pasaría (aproximadamente) por la columna vertebral.

Pero eso debe ser practicado sin aislarse de lo que ocurre en el exterior, sino conectando toda experiencia con esta conciencia de sí. Cuando esto se practica sistemáticamente se va afianzando la presencia del yo. Es posible practicarla siempre ya que no presenta contraindicaciones.
  

   Ejemplos:
   -al hablar debe mantenerse la conciencia de sí mismo; como si las cosas que digo surgieran de este yo que soy en la zona profunda de ajna.
   -lo mismo cuando estoy leyendo (una revista, un libro, etcétera).
   -mientras ando por la calle.
   -mientras trato con otras personas: en el trabajo, en el círculo social, con las personas de mi familia.
   -mientras estoy expresando afecto a las personas queridas; e incluso mientras discuto (si este es el caso), etcétera.
  

En todas estas ocasiones debo ser consciente de «yo que estoy hablando», «yo que siento esto» (afecto, cariño, por ejemplo), «yo que estoy activo», «yo que estoy receptivo»..., siempre. Esta práctica conducirá a la zona central, permitirá ahondar en el chakra ajna y a la vez irá unificando progresivamente el psiquismo. Eso permitirá abrir el camino de la circulación de la energía a todos los niveles.
La atención central, esta atención desde lo más interior de la mente, puede practicarse incluso cuando estamos muy cansados. En todo momento podemos cultivar esta conciencia de espectador; pero sin sentirse nunca por encima de los demás, lo que conduciría a un engreimiento, ni apartándose de los demás, lo que llevaría al aislamiento.
Siempre podemos mantenernos lúcidos y despiertos. Siempre uno puede ser uno mismo, expresando la energía que somos, en perfecta integración con las energías que se expresan en nuestra vida.

Antonio Blay Fontcuberta

Conciencia, existencia, realización

1995. Ed.INDIGO

Leer 866 veces Modificado por última vez en Viernes, 01 Febrero 2019 16:27

2 comentarios

  • Enlace Comentario Lunes, 18 Febrero 2019 20:20 publicado por Imanol

    Muy de acuerdo con lo que escribe Leire; esa atención central se experimenta cuando nos iniciamos con los despertadores a ese nivel de conciencia donde me percibo a mi como algo diferente de lo que hago, siento o pienso; es el yo como denominador común de todos los fenómenos.
    Gracias por la selección Jaume.

  • Enlace Comentario Jueves, 07 Febrero 2019 11:40 publicado por leire

    Gracias por la elección Jaume, me ha encantado el texto por su sencillez y al mismo tiempo profundidad. Leyéndolo ya experimentas aquello que Blay busca transmitir.

    Me ha recordado a los inicios del Trabajo, a la época de los despertadores que se nos presentaban de manera similar a cómo aquí se explica. Parece increíble cómo la toma de conciencia de la realidad esencial que somos, tiene la virtud de modificar por completo el lugar desde el que se mira y este gesto aparentemente sencillo hace que nos instalemos en otro nivel de conciencia desde el que la vivencia de la realidad no tiene nada que ver con los presupuestos de costumbre.

Para poder participar con tus comentarios en el artículo es necesario ser socio simpatizante de la asociación, lo cual es gratuito y sólo requiere tu registro en esta web. Más información en el apartado COMO HACERSE SOCIO.