Iniciar sesión

Textos de Jordi Sapés

Textos de Jordi Sapés (64)

Ahí van algunas definiciones que os ayudarán a relacionar nuestro lenguaje con el de la Iglesia y a comunicaros con aquellas personas que viven la espiritualidad de una forma más tradicional.  

Yo esencial.- Llamamos así a nuestra naturaleza espiritual, las capacidades que Dios pone a nuestra disposición para que las utilicemos de una manera personal: capacidad de ver, capacidad de amar y capacidad de hacer. Esto es lo que nos hace a Su imagen y semejanza. Una de las primeras tareas que nos planteamos es comprobar de una manera experimental que somos eso mediante el ejercicio que llamamos despertar y que consiste en poner la atención al sujeto, al Yo, con independencia de lo que este sujeto esté atendiendo en cada momento. Buscar el Yo es buscar nuestra identidad real: aquello que nunca cambia, aquello que siempre soy, detrás de todos los fenómenos de la existencia.  

Miércoles, 08 Abril 2015 11:26

Los amores del personaje.

Publicado por

Las capacidades esenciales que somos adoptan formas muy desagradables cuando el personaje las utiliza para sus propósitos. Todos somos conscientes del daño que puede hacer la inteligencia y la energía que somos cuando operan desde los intereses del personaje, pero lo mismo sucede con el amor. Y esas manifestaciones del amor son especialmente desagradables, porque aquello que tiene por finalidad la conciencia de la unidad del Todo se utiliza en contra de unas partes para resaltar otras. 

Miércoles, 04 Marzo 2015 12:54

Sobre la enseñanza de la religión

Publicado por

Si contemplamos la Religión desde la perspectiva de la enseñanza, veremos que, tal como se ha impartido tradicionalmente, es un elemento más del modelo que nos desconecta del fondo y nos hace totalmente dependientes al exterior: las ideas y la moral religiosa contribuyen a identificarnos con el juicio que merecen socialmente nuestros actos. La Iglesia no se da cuenta que esta intervención coloca a Dios fuera de nosotros y lo convierte en una entidad que nos vigila y decide nuestro destino; a menudo de forma caprichosa, injusta e incomprensible.

Martes, 03 Febrero 2015 09:01

El trato que le damos al personaje

Publicado por

Todo el mundo llega al Trabajo porque tiene problemas y la ilusión de superarlos. La mayoría de estos problemas son ficticios, son problemas que ha creado el personaje y que desaparecen cuando despertamos. La atención que merecen estos problemas se resume en una frase: despierta.

Y que nadie se sienta desatendido cuando sus cuitas y preocupaciones reciben esta respuesta. Porque, contrariamente a lo que se cree inicialmente, prestar atención a estos problemas solo contribuye a atribuirles una realidad que no tienen. Así que hay que observarlos, registrarlos, constatar cómo se repiten una y otra vez; pero que nadie pretenda solucionarlos de otra manera que no sea  despertando.

Jueves, 08 Enero 2015 06:44

¿Tenemos que ser más radicales?

Publicado por

No sé si seguís los comentarios que hago en el grupo de Facebook: Atic, práctica de Antonio Blay; algunos tienen más éxito, gustan a más gente, que otros. El que menos aplauso ha suscitado ha sido uno sobre el islamismo radical en el que glosaba el fenómeno de los jóvenes nacidos en Europa que se marchan a Siria y a Irak, a luchar por el Estado Islámico. Lamentaba que el informe sobre las torturas de la CIA nos deja en muy mala situación para convencerlos de su equivocación. Y también animaba al Papa Francisco a no desfallecer en el intento de despertar y movilizar la conciencia de esta parte del mundo que se autodenomina cristiana.

Martes, 02 Diciembre 2014 13:25

Descansar en Dios

Publicado por

El privilegio más grande del Trabajo espiritual es descubrir que las ilusiones de nuestra infancia están de nuevo a nuestro alcance. Si tu infancia es normal, en los primeros años no tienes que preocuparte por nada: el entorno se cuida de ti, te sientes querido, aceptado y valorado, vives rodeado de estímulos y celebraciones, tu vida es una constante y apasionante aventura y no te acabas el mundo.

Lunes, 10 Noviembre 2014 10:29

Mi reino no es de este mundo.

Publicado por

Recién llegados del Retiro de Oseira, una de las cosas que se hacen más evidentes son las palabras de Jesucristo: mi reino no es de este mundo. Más bien parece que el mundo esté marchando en una dirección opuesta a la conciencia y la libertad que el ser humanos tiene derecho a vivir. Y por eso a menudo caemos en la trampa de pensar que no solo nuestro reino no es de este mundo sino que, además, no tenemos nada que ver con él. Y esto es una trampa que hay que evitar porque por algo estamos aquí. 

Imaginaros que nos han pagado un viaje para desplazarnos a un lugar remoto en el que hay un problema grave, para ver si podemos ayudar de alguna manera. Y volvemos del viaje indignados, alegando que ahí es imposible vivir porque hay un problema insoportable.

Miércoles, 08 Octubre 2014 09:11

El ser humano y la trascendencia aquí y ahora

Publicado por

Entendemos la trascendencia como una superación de límites, habitualmente el de la muerte física. Trascendencia equivale para muchos a vida después de la muerte: tenemos miedo a desaparecer y la idea de que la muerte solo es aparente nos tranquiliza.

Otra idea parecida es la hipótesis de la reencarnación: moriremos pero de forma provisional porque vamos a volver de nuevo a este mundo con un nuevo cuerpo y una nueva personalidad.

Miércoles, 03 Septiembre 2014 18:20

Trabajo, sociedad y entorno. Una visión operativa.

Publicado por

Al inicio del nuevo curso es interesante hablar un poco de para qué sirve lo que estudiamos; especialmente cuando el ministerio de Educación saca la Filosofía de los planes de estudio. La Filosofía era una asignatura que tenía por misión estimular la mente a base de generarnos preguntas; y en estos momentos esto se considera algo inconveniente. Incluso se prohíbe preguntar. 

Domingo, 06 Julio 2014 15:51

La droga de las emociones negativas

Publicado por

La educación que reciben los niños les obliga a sustituir su capacidad de ver, amar y hacer por una determinada visión del mundo, una moral concreta y un conjunto de protocolos destinados a actuar en cada situación. De esta manera, cualquier pensamiento, emoción o acto se clasifican automáticamente en adecuados o inadecuados, según respondan o no al modelo de referencia.

Desde luego, hay formas de hacer que son adecuadas o inadecuadas en relación al objetivo que uno pretende; por ejemplo es materialmente  inadecuado cocer el arroz echando directamente los granos al fuego y socialmente inadecuado no saludar al vecino si quieres mantener buenas relaciones con él. Es lo que Kant denomina: imperativos hipotéticos: protocolos de obligado cumplimiento para alcanzar determinados objetivos. Enseñar esto a los niños parece lógico y necesario.