Iniciar sesión

Textos de Jordi Sapés

Textos de Jordi Sapés (67)

Domingo, 06 Septiembre 2015 08:17

Dios pone los ejercicios

Publicado por

La realidad está hecha de energía, inteligencia y amor. Cuando nuestro desarrollo personal descuida alguno de estos aspectos o se satisface considerando que lo manifiesta en un grado superior al de su entorno, la realidad se encarga rápidamente de desmentirlo presentándose en forma de problema. No tenemos más que mirar que aspectos de la realidad se nos presentan más cuesta arriba para ver las capacidades que necesitamos ejercitar.

Martes, 07 Julio 2015 14:46

Vivir en nuestro planeta

Publicado por

La encíclica del Papa Francisco sobre el trato que el ser humano está dando al planeta del que formamos parte no dice nada que no se esté afirmando desde hace tiempo: Dios dijo “dominad la tierra”, no dijo “destruidla”; el sistema capitalista opera exclusivamente en términos de beneficio a corto plazo y no considera como gasto la destrucción del medio ambiente; los estudios de preservación del mismo que se adjuntan a los grandes proyectos urbanísticos son un trámite meramente estético para cubrir las formas; los gobiernos son incapaces de tomar decisiones a largo plazo, más allá del período que les toca gobernar y se despreocupan de los problemas que sus decisiones van a causar a las generaciones futuras, etc.

Sábado, 06 Junio 2015 08:40

Ver al personaje y superarlo.

Publicado por

Como ya sabéis, el plan de Trabajo que hemos desarrollado permite hacer la experiencia de despertar y objetivar el personaje en un plazo promedio de 14 meses. A los que llevamos tiempo en esto nos parece un éxito, pero para los que se inician es mucho tiempo. Tanto que este Trabajo de despertar y ver el personaje tiene el peligro de acabar haciéndose compatible con la existencia habitual.

Ahí van algunas definiciones que os ayudarán a relacionar nuestro lenguaje con el de la Iglesia y a comunicaros con aquellas personas que viven la espiritualidad de una forma más tradicional.  

Yo esencial.- Llamamos así a nuestra naturaleza espiritual, las capacidades que Dios pone a nuestra disposición para que las utilicemos de una manera personal: capacidad de ver, capacidad de amar y capacidad de hacer. Esto es lo que nos hace a Su imagen y semejanza. Una de las primeras tareas que nos planteamos es comprobar de una manera experimental que somos eso mediante el ejercicio que llamamos despertar y que consiste en poner la atención al sujeto, al Yo, con independencia de lo que este sujeto esté atendiendo en cada momento. Buscar el Yo es buscar nuestra identidad real: aquello que nunca cambia, aquello que siempre soy, detrás de todos los fenómenos de la existencia.  

Miércoles, 08 Abril 2015 11:26

Los amores del personaje.

Publicado por

Las capacidades esenciales que somos adoptan formas muy desagradables cuando el personaje las utiliza para sus propósitos. Todos somos conscientes del daño que puede hacer la inteligencia y la energía que somos cuando operan desde los intereses del personaje, pero lo mismo sucede con el amor. Y esas manifestaciones del amor son especialmente desagradables, porque aquello que tiene por finalidad la conciencia de la unidad del Todo se utiliza en contra de unas partes para resaltar otras. 

Miércoles, 04 Marzo 2015 12:54

Sobre la enseñanza de la religión

Publicado por

Si contemplamos la Religión desde la perspectiva de la enseñanza, veremos que, tal como se ha impartido tradicionalmente, es un elemento más del modelo que nos desconecta del fondo y nos hace totalmente dependientes al exterior: las ideas y la moral religiosa contribuyen a identificarnos con el juicio que merecen socialmente nuestros actos. La Iglesia no se da cuenta que esta intervención coloca a Dios fuera de nosotros y lo convierte en una entidad que nos vigila y decide nuestro destino; a menudo de forma caprichosa, injusta e incomprensible.

Martes, 03 Febrero 2015 09:01

El trato que le damos al personaje

Publicado por

Todo el mundo llega al Trabajo porque tiene problemas y la ilusión de superarlos. La mayoría de estos problemas son ficticios, son problemas que ha creado el personaje y que desaparecen cuando despertamos. La atención que merecen estos problemas se resume en una frase: despierta.

Y que nadie se sienta desatendido cuando sus cuitas y preocupaciones reciben esta respuesta. Porque, contrariamente a lo que se cree inicialmente, prestar atención a estos problemas solo contribuye a atribuirles una realidad que no tienen. Así que hay que observarlos, registrarlos, constatar cómo se repiten una y otra vez; pero que nadie pretenda solucionarlos de otra manera que no sea  despertando.

Jueves, 08 Enero 2015 06:44

¿Tenemos que ser más radicales?

Publicado por

No sé si seguís los comentarios que hago en el grupo de Facebook: Atic, práctica de Antonio Blay; algunos tienen más éxito, gustan a más gente, que otros. El que menos aplauso ha suscitado ha sido uno sobre el islamismo radical en el que glosaba el fenómeno de los jóvenes nacidos en Europa que se marchan a Siria y a Irak, a luchar por el Estado Islámico. Lamentaba que el informe sobre las torturas de la CIA nos deja en muy mala situación para convencerlos de su equivocación. Y también animaba al Papa Francisco a no desfallecer en el intento de despertar y movilizar la conciencia de esta parte del mundo que se autodenomina cristiana.

Martes, 02 Diciembre 2014 13:25

Descansar en Dios

Publicado por

El privilegio más grande del Trabajo espiritual es descubrir que las ilusiones de nuestra infancia están de nuevo a nuestro alcance. Si tu infancia es normal, en los primeros años no tienes que preocuparte por nada: el entorno se cuida de ti, te sientes querido, aceptado y valorado, vives rodeado de estímulos y celebraciones, tu vida es una constante y apasionante aventura y no te acabas el mundo.

Lunes, 10 Noviembre 2014 10:29

Mi reino no es de este mundo.

Publicado por

Recién llegados del Retiro de Oseira, una de las cosas que se hacen más evidentes son las palabras de Jesucristo: mi reino no es de este mundo. Más bien parece que el mundo esté marchando en una dirección opuesta a la conciencia y la libertad que el ser humanos tiene derecho a vivir. Y por eso a menudo caemos en la trampa de pensar que no solo nuestro reino no es de este mundo sino que, además, no tenemos nada que ver con él. Y esto es una trampa que hay que evitar porque por algo estamos aquí. 

Imaginaros que nos han pagado un viaje para desplazarnos a un lugar remoto en el que hay un problema grave, para ver si podemos ayudar de alguna manera. Y volvemos del viaje indignados, alegando que ahí es imposible vivir porque hay un problema insoportable.