Iniciar sesión

Textos sobre el Trabajo

Textos sobre el Trabajo (66)

Jueves, 03 Abril 2014 08:38

Los estímulos en el Trabajo, contacto y evolución.

Publicado por

Normalmente, suele haber dos grandes motivos para empezar a hacer el Trabajo, por una parte hay personas que en algún momento han visto su vida sacudida por un hecho más o menos extraordinario, que puede ser tanto una alguna experiencia directa con otros niveles de conciencia como también algo más “terrenal”, por ejemplo la pérdida de alguien querido. En el otro extremo están también aquellas personas que, sin que haya sucedido nada especialmente relevante, el simple contacto cotidiano con la realidad genera en ellos un ruido interior, a veces eco de problemas más o menos constatables y a veces no,que les está diciendo, y ellos son capaces de entenderlo, que en esta vida ha de haber algo más de lo que están habitualmente manejando, y que es necesario buscar de alguna manera este algo más.

Domingo, 02 Marzo 2014 20:53

El trabajo de lo sagrado en lo profano.

Publicado por

A lo largo del  ejercicio del Trabajo han ido sucediéndose los pasos de un proceso luminoso de impregnar  de amor-felicidad la relación con la cotidianidad. Lo he descubierto primero como un propósito que ya estaba previamente Diseñado en mi natalidad, y ahora como un proyecto de profundización y actualización.

Las personas, mi persona incluida, y los objetos en la vida práctica, se atienden y se manejan con excepcional respeto viéndolos en un plano existencial  y a la vez trascendente. Con un hacer lleno de armonía, energía, serenidad y alabanza. La belleza, el ingenio y la habilidad operativa, van a la par en un orden práctico que se cuida con esmero y renovación. 

Martes, 04 Febrero 2014 10:27

La trampa de la compensación

Publicado por

A menudo cuando empezamos en el Trabajo muchos de los conceptos que nos explican nos suenan muy bien, incluso descubrimos una cierta sintonía interior con ellos; sin embargo, también suele suceder que, a la hora de aplicarlos en nuestro día a día, esa claridad se difumina, a veces con rapidez. Por ejemplo: nos es fácil entender que hay un yo-idea y un yo-ideal que nos hacen bailar la cabeza, incluso podemos ser capaces de reconocerlos puntualmente, pero de ahí a identificar las dicotomías que establecen en nosotros, y constatar hasta que punto somos marionetas de estas dicotomías es fácil que se nos escape, sobre todo si no hemos concluido aún el análisis del personaje a través de los eventos.

Muchas veces, en los artículos de ADCA hablamos de la necesidad de estar despierto como único remedio al nivel de conciencia del personaje; al que, por el contrario, llamamos estar dormido. Esta necesidad de estar despierto, de ser conscientes de ser el sujeto de nuestra existencia, cae por su propio peso cuando las pesadillas a las que nos somete el personaje se hacen insoportables y uno busca algo sólido y verdadero.

Lunes, 02 Diciembre 2013 17:41

Sobre la reserva a la hora de comentar los artículos.

Publicado por

En la pasada asamblea anual de ADCA, algunos de los asistentes hicieron mención de la dificultad que encuentran en comentar los artículos que salen cada mes en la web, como este mismo, ya que observan en ellos un nivel y profundidad ante los cuales creen que cualquier cosa que digan no aportará nada al mismo, que en lugar de enriquecer no se hará sino empobrecer lo que ya está escrito.

Este comentario generó una cierta desazón en los redactores, ya que convertía el esmero con el que se emplean para ofrecer unos materiales dignos de ser leídos y comentados en una especie de boomerang que se volvía en contra de su propia finalidad.

El pasado sábado 12 de octubre tuvo lugar la primera Asamble Anual de ADCA. Fue una magnífica oportunidad para revisar el camino recorrido hasta el momento y también para compartir con todos los asistentes las excelentes perspectivas que la Asociación, gracias a la colaboración de todos, tiene en estos momentos.

Por la tarde se celebraron varias ponencias, de las cuales iremos dado cumplida cuenta en otros apartados de esta web.

Viernes, 04 Octubre 2013 09:27

Los sentimientos. Costumbres y un buen uso.

Publicado por

En nuestra existencia todos vivimos en carne propia un abanico muy amplio de emociones y sentimientos, desde los que consideramos positivos, agradables y placenteros hasta otros más molestos, desagradables o perniciosos. 

Al mismo tiempo, y como algo que con frecuencia se considera consustancial al ser humano, solemos ser muy sensibles a las dinámicas que generan estos sentimientos, hasta el punto de que para valorar cómo ha sido la vida de cualquier persona, si tenemos la noción de que su “balanza emocional” se decantó en vida del lado “negativo” fácilmente afirmaremos que esa persona no levantó cabeza. Podríamos decir, vox populi, que la mayor o menor vivencia de determinadas gamas de sentimientos parecen marcar la bondad o  desgracia de una existencia: “Tuvo una vida feliz” o “fue un desdichado”.

En el Trabajo, y de hecho en todo esfuerzo sostenido que hagamos por progresar en algún aspecto de nuestra vida, suele suceder que, tras unos inicios que pueden ser más o menos prometedores, nos toca enfrentarnos a situaciones externas que percibimos como complicadas o, en otra cara de la misma moneda, a procesos internos que nos generan bloqueos y parones para los que a veces ni siquiera sabemos encontrar ninguna explicación. De una forma u otra, afrontamos escollos que vivimos con una cierta gravedad, y que fácilmente nos hacen dudar de nuestras capacidades; de hecho, es probable que unos cuantos de nosotros, si en su momento no hubiéramos tenido a alguien al lado que nos orientara, hubiéramos dado por fracasada esta experiencia de desarrollo interior.

Miércoles, 03 Julio 2013 05:44

El Trabajo en la convivencia

Publicado por

Cuando trabajaba en la enseñanza, concretamente en educación visual y plástica, tenía los conceptos que debía transmitir a los alumnos muy claros. Uno de ellos era el de la diversidad del conjunto mediante la expresión única de cada uno de ellos. Este concepto era coherente con la manera de estimular, corregir y evaluar.  Los alumnos confirmaban que lo experimentaban tanto en su obra como en sus comentarios. 

Sin embargo, al relacionarme con la pareja yo extrañaba que no supiera aplicarlo con la misma eficacia. Y es que la convivencia implica muchos factores de la personalidad y luchas de poder del personaje, con proyecciones la mayoría de las veces inconscientes.

Llevo nueve años en el Trabajo Espiritual, en la línea de Antonio Blay y con la ayuda de Jordi Sapés. Lo inicié justo cuando estaba terminando los estudios de ilustración y empezaba a buscarme la vida en lo profesional, en el mundo de la ilustración y de la pintura.