Iniciar sesión

Textos sobre el Trabajo

Textos sobre el Trabajo (60)

Viernes, 04 Octubre 2013 09:27

Los sentimientos. Costumbres y un buen uso.

Publicado por

En nuestra existencia todos vivimos en carne propia un abanico muy amplio de emociones y sentimientos, desde los que consideramos positivos, agradables y placenteros hasta otros más molestos, desagradables o perniciosos. 

Al mismo tiempo, y como algo que con frecuencia se considera consustancial al ser humano, solemos ser muy sensibles a las dinámicas que generan estos sentimientos, hasta el punto de que para valorar cómo ha sido la vida de cualquier persona, si tenemos la noción de que su “balanza emocional” se decantó en vida del lado “negativo” fácilmente afirmaremos que esa persona no levantó cabeza. Podríamos decir, vox populi, que la mayor o menor vivencia de determinadas gamas de sentimientos parecen marcar la bondad o  desgracia de una existencia: “Tuvo una vida feliz” o “fue un desdichado”.

En el Trabajo, y de hecho en todo esfuerzo sostenido que hagamos por progresar en algún aspecto de nuestra vida, suele suceder que, tras unos inicios que pueden ser más o menos prometedores, nos toca enfrentarnos a situaciones externas que percibimos como complicadas o, en otra cara de la misma moneda, a procesos internos que nos generan bloqueos y parones para los que a veces ni siquiera sabemos encontrar ninguna explicación. De una forma u otra, afrontamos escollos que vivimos con una cierta gravedad, y que fácilmente nos hacen dudar de nuestras capacidades; de hecho, es probable que unos cuantos de nosotros, si en su momento no hubiéramos tenido a alguien al lado que nos orientara, hubiéramos dado por fracasada esta experiencia de desarrollo interior.

Miércoles, 03 Julio 2013 05:44

El Trabajo en la convivencia

Publicado por

Cuando trabajaba en la enseñanza, concretamente en educación visual y plástica, tenía los conceptos que debía transmitir a los alumnos muy claros. Uno de ellos era el de la diversidad del conjunto mediante la expresión única de cada uno de ellos. Este concepto era coherente con la manera de estimular, corregir y evaluar.  Los alumnos confirmaban que lo experimentaban tanto en su obra como en sus comentarios. 

Sin embargo, al relacionarme con la pareja yo extrañaba que no supiera aplicarlo con la misma eficacia. Y es que la convivencia implica muchos factores de la personalidad y luchas de poder del personaje, con proyecciones la mayoría de las veces inconscientes.

Llevo nueve años en el Trabajo Espiritual, en la línea de Antonio Blay y con la ayuda de Jordi Sapés. Lo inicié justo cuando estaba terminando los estudios de ilustración y empezaba a buscarme la vida en lo profesional, en el mundo de la ilustración y de la pintura.

Miércoles, 01 Mayo 2013 11:25

El Trabajo en la vida cotidiana

Publicado por

Hace unos cuatro años que inicié la andadura por el Trabajo. No por una situación de crisis sino por  “casualidad”; y, cómo no, debido al interés del personaje por ser “más y mejor”.

Di los primeros pasos y durante más de un año, por el “desierto” de identificar el personaje y la dificultad de notar mi presencia. El simple gesto de darme cuenta me traía de cabeza.

Domingo, 31 Marzo 2013 08:28

El progreso paciente e inagotable del Ver

Publicado por

A raíz del texto de Antonio Blay escogido este mes, en el que Blay acota con su precisión habitual los ámbitos de la visión despierta y del pensamiento concreto, creo conveniente remarcar un aspecto del Trabajo en que estas precisiones tienen especial valor, y utilidad. Uno de los primeros descubrimientos que solemos hacer cuando empezamos con despertadores y diarios es que la manera en la que usualmente interpretamos la realidad que nos envuelve y, en consecuencia, la forma en la que respondemos a sus retos, parte de unas premisas mentales que, en forma de juicios y pensamientos, definen nuestras posibilidades de actuación y las enmarcan en unos márgenes tan estrechos como presuntamente inevitables.

Viernes, 01 Marzo 2013 13:22

Movilización consciente del potencial

Publicado por

Todos los que nos encontramos en el Trabajo nos definimos como un potencial infinito de inteligencia, amor y energía; es decir, reconocemos que hay en nosotros una fuerza que nos empuja, en cada uno de estos aspectos de la realidad, a actualizarlo. 

Si revisamos bien cada una de nuestras actuaciones en los diferentes entornos en los que nos movemos, podemos darnos cuenta de que las acciones que realizamos, incluso las que nos vienen por obligación, casi siempre nos ofrecen un margen de libertad personal en cuanto al modo de llevarlas a cabo. Así que podemos escoger entre realizarlas de la manera rutinaria de siempre o bien, conocedores de nuestro potencial, ver lo que personalmente podemos aportar. 

Jueves, 31 Enero 2013 13:26

El progreso en el Trabajo. Choque y superación

Publicado por

Todas las personas que hacemos el Trabajo experimentamos un progreso palpable en muchos aspectos de nuestras vidas: nuestra capacidad para tratar las circunstancias que nuestro entorno nos presentaba, un mayor reconocimiento y vivencia de nuestra realidad esencial, y así podríamos seguir desplegando un abanico que sería bastante amplio.

Lunes, 31 Diciembre 2012 10:56

El Trabajo y la educación de los hijos.

Publicado por

A menudo, en charlas y cursos surge de parte de los asistentes un tema que va volviéndose recurrente y que podríamos resumir como sigue: de qué forma podemos evitar en nuestros hijos la génesis de este personaje que tanto condiciona en la actualidad nuestras vidas. Nuestra respuesta  suele ser que, de entrada, las explicaciones que damos son básicamente para que los asistentes al curso entiendan su propio personaje.

Miércoles, 05 Diciembre 2012 12:51

El Trabajo de aflorar el Yo Esencial

Publicado por

La experiencia de Oseira ofrece una panorámica del proceso que se ha intentado seguir. Esta experiencia no sólo recoge el momento vivido en el Monasterio, sino todos los pasos dados previamente en la asimilación de los textos preparatorios, así  como el bagaje que cada uno  lleva desarrollando a través del centramiento y del despertar en la vida cotidiana. Sin esta base de trabajo que requiere la actitud despierta del potencial que somos,  y el correlativo ejercicio de las capacidades inherentes a éste en la vida diaria, se tendría más dificultad en asimilar los textos preparatorios. Estos ayudan a enfocar la atención para concentrarla y profundizar en la experiencia esencial.Así  esos textos no tendrían sentido si no pudieran fertilizar  la tierra ya trabajada, valga la metáfora,  puesto que se quedarían en ideas necesarias para una guía interior, pero  no irían más allá de los conceptos o creencias.