Iniciar sesión

dimanche, 02 mars 2014 21:02

Vivir despierto

Written by

Si alguien de Barcelona, o de Sevilla, viaja por vez primera a París, pongamos por ejemplo, no se le ocurrirá mandar una postal que diga: “Estamos en una ciudad que no es Barcelona, o Sevilla”. Hablará de donde está, no de dónde estaba antes de moverse.

Sin embargo, cuesta Dios y ayuda, conseguir que dejemos de explicar el despertar comentando que no estamos nerviosos, angustiados y confusos. Hay que insistir mucho para que se acabe escribiendo que experimentamos seguridad, paz y claridad. Y no es porque sí, es porque la gente ha venido al Trabajo para no estar nervioso, angustiado y confuso. Después se han encontrado con la sorpresa de que experimentan seguridad, paz y claridad; pero como esto, inicialmente, no lo pueden mantener, vuelven a caer en la trampa de luchar contra el nerviosismo, la angustia y la confusión.

dimanche, 02 mars 2014 20:59

El deseo (capítulo 2)

Written by

Pero eso que hablamos del deseo como proyección de futuro, podemos verlo también desde otro ángulo distinto.

El deseo es el lenguaje por el cual se anuncia nuestro crecimiento. Todo crecimiento, todo desarrollo, se anuncia previamente a través del deseo. El niño pequeño que necesita moverse, que necesita gesticular, tocar las cosas, que necesita tratar de incorporarse y ver hasta donde puede llegar o no llegar...; cuando después el niño necesita un afecto, una comprobación de que es aceptado..., cuando después tiene una curiosidad intelectual, y va experimentando... Todo esto lo hace porque hay algo que lo empuja por dentro, porque hay un impulso que se manifiesta en su conciencia en forma de deseo, en forma de ganas de... hacer algo. Estas ganas de, son el lenguaje por el cual se manifiesta todo lo que es y todo lo que va siendo.

dimanche, 02 mars 2014 20:53

El trabajo de lo sagrado en lo profano.

Written by

A lo largo del  ejercicio del Trabajo han ido sucediéndose los pasos de un proceso luminoso de impregnar  de amor-felicidad la relación con la cotidianidad. Lo he descubierto primero como un propósito que ya estaba previamente Diseñado en mi natalidad, y ahora como un proyecto de profundización y actualización.

Las personas, mi persona incluida, y los objetos en la vida práctica, se atienden y se manejan con excepcional respeto viéndolos en un plano existencial  y a la vez trascendente. Con un hacer lleno de armonía, energía, serenidad y alabanza. La belleza, el ingenio y la habilidad operativa, van a la par en un orden práctico que se cuida con esmero y renovación. 

mardi, 04 février 2014 10:31

El Deseo (capítulo 1)

Written by

El deseo, proyección dinámica

En otras ocasiones he hablado de la necesidad de encarar los deseos, de hacer algo con ellos, de vivirlos. Hoy ampliaremos este tema.

El deseo es siempre una proyección. Por eso, cuando digo que actuemos de acuerdo con el deseo es para que el deseo deje de ser deseo y se convierta en algo presente, actual. El problema del deseo es que se mantenga como deseo. Es lo mismo que el temor. El problema del temor no es tenerlo; es mantenerlo. Si yo puedo traer el temor aquí, ahora, lo despacharé, se resolverá, se disolverá. Lo mismo que el deseo.