Iniciar sesión

Mercoledì, 08 Aprile 2015 11:29

Las prisas y el Trabajo.

Written by

En el Trabajo, y en concreto en la tarea de despertar en nuestra vida cotidiana, suele darse una situación muy común, que es la dificultad en despertar cuando tenemos prisa. Si en ese momento suena un despertador, hay un dilema evidente entre atendernos a nosotros o seguir en pos de aquella actividad, a veces tan trascendente como ir a comprar una barra de pan.

Mercoledì, 08 Aprile 2015 11:26

Los amores del personaje.

Written by

Las capacidades esenciales que somos adoptan formas muy desagradables cuando el personaje las utiliza para sus propósitos. Todos somos conscientes del daño que puede hacer la inteligencia y la energía que somos cuando operan desde los intereses del personaje, pero lo mismo sucede con el amor. Y esas manifestaciones del amor son especialmente desagradables, porque aquello que tiene por finalidad la conciencia de la unidad del Todo se utiliza en contra de unas partes para resaltar otras. 

Mercoledì, 04 Marzo 2015 12:54

Sobre la enseñanza de la religión

Written by

Si contemplamos la Religión desde la perspectiva de la enseñanza, veremos que, tal como se ha impartido tradicionalmente, es un elemento más del modelo que nos desconecta del fondo y nos hace totalmente dependientes al exterior: las ideas y la moral religiosa contribuyen a identificarnos con el juicio que merecen socialmente nuestros actos. La Iglesia no se da cuenta que esta intervención coloca a Dios fuera de nosotros y lo convierte en una entidad que nos vigila y decide nuestro destino; a menudo de forma caprichosa, injusta e incomprensible.

Mercoledì, 04 Marzo 2015 12:52

Apariencia y realidad de las personas

Written by

Las personas no son buenas o malas, perfectas o imperfectas, orgullosas o egoístas o generosas o santas. La persona nunca es ninguna cosa; la persona es el conjunto de cualidades emotivas que se expresan en un momento, en un lugar; es el conjunto de los rasgos divinos que se expresan en un grado más o menos elemental, pero que están en un proceso de constante transformación. La imagen que nosotros nos hacemos de la persona es una imagen fija, estática, es una instantánea de la persona. Y a esa instantánea le asociamos unas cualidades, o unos defectos, y valoramos esta instantánea. Esto es lo erróneo.