Iniciar sesión

Sabato, 09 Maggio 2015 06:40

Atender al otro

Written by  Jordi Sapés
Rate this item
(5 votes)

Lo más importante es que yo aprenda a descubrir la importancia del otro, que yo aprenda a descubrir que el otro, tan sólo por el hecho de ser el otro, sea quien sea ese otro, es al menos tan importante como yo. Por lo tanto, tengo que aprender a descubrir este valor: el otro tiene la misma realidad que yo, tiene una vida interior exactamente como la tengo yo, tiene una voluntad interior, unas aspiraciones, unos deseos, un modo de ver las cosas, una experiencia detrás de sí, está viviendo todas las situaciones por lo menos con la misma intensidad como las vivo yo, y son tan importantes para él como lo son para mí. Pero yo nunca vivo esto así. Teóricamente acepto que es así, pero a la hora de tratar con los demás yo me hallo centrado en mi modo de pensar y de sentir, y los otros modos de pensar y sentir son para mí secundarios, muy secundarios.

En el momento de la relación humana yo he de aprender a vivir al otro con la misma realidad y la misma importancia con que me vivo a mí.

Por lo tanto, he de tratar de darme cuenta de que estoy hablando con una persona, no con un personaje que hace para mí un papel de defensor o acusador de mi yo-idealizado, sino con una persona que tiene un valor en sí mismo, un valor en su interior que yo he de aprender a descubrir, a discernir, a dejar que penetre en mí; es decir, qué es lo que siente esa persona, qué quiere, cómo vive, cómo ve las cosas, cuál es su modo íntimo de ser. Pero no con un afán de simple información, ni mucho menos de crítica, sino con un deseo de descubrimiento, de querer ensanchar el modo en que yo me vivo a mí mismo con el modo en que el otro se vive a sí mismo. Si yo cultivara esa deliberada actitud de atención, de interés auténtico, para comprender el mundo interior del otro, habría dado un gran paso en esta realización a través de lo exterior.

El segundo paso es que yo aprenda a ver en el otro no sólo lo que el otro vive, lo que el otro piensa, quiere o teme, sino a intuir qué es lo que está haciendo vivir al otro, cuál es la fuerza que le empuja, cuál esa inteligencia creadora que se está expresando a través de él, cuáles son esas cualidades que están buscando camino de expresión a través de esa persona. He de aprender a intuir eso maravilloso que está pugnando por expresarse, esas cualidades que él todavía no vive, pero que están empujándole para actualizarse. Y esto he de hacerlo aunque aquella persona, en su modo de vivir concreto, esté muy lejos de esas cualidades. Esas cualidades fundamentales están ahí, son las que le hacen vivir, como me hacen vivir también a mí, son las que me empujan también a mí desde mi interior. Y debo aprender a discernir esto en la otra persona: la inteligencia, una gran inteligencia que está intentando expresarse a través de su inteligencia; una gran voluntad que está tratando de tomar forma a través de su voluntad, y una gran paz y un gran amor que están tratando de encarnarse en su modo de amar, en su modo de gozar. He de intuir todo eso, he de mantener esa intuición de lo que está detrás de él, de lo que le está dando fuerzas y vida, y mantenerlo mientras estoy hablando con la persona, aunque esté hablando de cualquier cosa que nada tenga que ver con esas cualidades. Esta es la mejor ayuda que podemos darle, esto es lo que la estimula más rápidamente a crecer, a desarrollarse.

Pero, en todo caso, procuremos no poner un modelo al modo de ser de aquella persona. Hemos de evitar a toda costa pretender imponer en ningún sentido una idea de cómo ha de ser aquella persona. Si yo quiero rectificar a la persona, yo estoy sumamente equivocado. Yo no puedo ni debo rectificar a ninguna persona, porque, en el momento en que yo quiera rectificar, es mi idea personal la que estoy imponiendo a aquella persona y ella sentirá aquella idea como algo ajeno, como algo extraño, como una fuerza que la obliga, como un no-yo que se contrapone a su yo, a su modo de sentir y de ser, y, por tanto, reaccionará defendiéndose contra aquello. Por otra parte, yo no tengo ningún derecho a decir cómo ha de ser alguien, yo no sé realmente lo que es bueno para aquella persona, lo que realmente necesita en su trabajo, en su camino de desarrollo para llegar a esa plenitud de su destino. ¿Sé yo realmente que esa cualidad que a mí me parece tan importante es lo que aquella persona necesita en este momento, y no otra? Acaso, al pretender imponer esa cualidad, impediré que aquella persona viva una experiencia propia insustituible, gracias a la que fructificaría algo realmente auténtico. Hemos de evitar esta tendencia de que, al vivir yo de acuerdo con un modelo de un yo-idea, trate de imponer este molde a los demás, en nombre de su bienestar, en nombre de su provecho, de su adelantamiento, en el nombre que sea. Yo no tengo en absoluto ningún derecho de imponer a nadie ningún reglamento.

En cambio, sí puedo y debo, si amo, ayudar a que la persona sea más ella misma, se realice más en sí misma, llegue a su plenitud, siga su propio camino, aunque este camino esté muy lejos, sea muy diferente del camino que yo valoro y creo que es bueno para mí. He de admitir que cualquier camino puede ser el mejor para la experiencia y desarrollo de aquella persona; he de tener un respeto insobornable a la libertad de la otra persona. ¿Acaso nosotros no hemos estado viviendo las consecuencias de una formación deformante, hecho siempre en nombre de nuestro bien? ¿Es que no estamos viviendo las consecuencias de una formación en la que se nos ha querido imponer unos modelos que se han convertido en auténticas camisas de fuerza y que nos han incapacitado para crecer y para llegar a ser realmente nosotros mismos? ¿Por qué queremos perpetuar esta pésima tradición?

Si tenemos para nosotros mismos el discernimiento de ver la absoluta necesidad de ser auténticos en todo, demos a los demás la oportunidad de que lo sean y ayudémosles en este camino concreto. ¿Cómo hacerlo? Sabiendo intuir esas cualidades fundamentales en su interior, y, al tratar con ellos, dar como presentes esas cualidades, pero sin imponer modos concretos de conducta, de manifestación. Animemos desde el centro, pero no queramos animar desde la periferia, porque esto sería opresión.

 

Texto extraído del libro Caminos de Autorrealización Tomo III, Editorial Cedel. 1983 

Read 5260 times Last modified on Domenica, 10 Maggio 2015 09:46

6 comments

  • Comment Link Domenica, 07 Giugno 2015 18:22 posted by Pilar Maria

    No había tenido ocasión de leerlo pero intento leer cada artículo porque encierran esas verdades que pocos nos dicen a la cara. En aras de la famosa frase "se lo digo por su bien" consciente o inconscientemente he querido durante años ser santa ayudando a muchas personas bajo un prisma que bien se puede comparar a las ojeras de los burritos. Darme cuenta de que quitarme las gafas para asir las del prójimo es el verdadero objetivo me da una gran paz porque en la mayoría de momentos debí quedar muda y que fuese mi presencia y mi silencio al escuchar al otro el arma de ayuda que precisaba. Agradecida por el artículo.

  • Comment Link Giovedì, 04 Giugno 2015 20:59 posted by Pedro

    Después de un mes lleno de exámenes,claustros, etc. hoy he entrado en la web y acabo leer el artículo. De acuerdo con Laura, es muy bueno. Ahora toca aplicarlo de modo más sistemático que hasta ahora...

  • Comment Link Mercoledì, 03 Giugno 2015 15:54 posted by Jordi

    Bien, se agradece saber que se ha leído y que ha resultado útil.

  • Comment Link Mercoledì, 03 Giugno 2015 11:07 posted by laura

    Éste texto es brutal, para mí representa la libertad total plasmada en las relaciones, único lugar desde el que realmente se puede amar con sinceridad. A mi me da la impresión de que poca cosa se puede decir ante éste texto, por la grandeza de lo que expone y el vuelco que supone en la forma en que por lo menos yo siempre tuve el hábito de moverme. Estamos en ello.

  • Comment Link Lunedì, 01 Giugno 2015 13:50 posted by Emi

    Hola Jordi, no pienses que no despierta nuestra atención, porque si lo hace y aunque no estamos acostumbrados a ver de esta manera a los demás, es un artículo que nos ayuda a ver y a reflexionar para después trabajar, un ejemplo de pura generosidad, gracias.

  • Comment Link Martedì, 26 Maggio 2015 18:34 posted by Jordi

    Parece que este artículo no despierta la atención de nadie. Debe ser que estamos tan preocupados por nosotros mismos que no tenemos tiempo de fijarnos en el otro excepto por lo que nos aporta o nos molesta. Y sin embargo, el consejo fundamental del cristianismo: ama al prójimo como a ti mismo, resume lo que dice Blay en este fragmento.
    A veces se diría que necesitamos chocar con el otro para que este otro nos haga tomar conciencia de que somos algo más que un proyecto que avanza ciegamente hacia la nada. Cuando el otro no se conforma con ser un peón al servicio de nuestros intereses, descubrimos que hay algo más allá de eso. Cuando un piloto loco hace estrellar un avión con todos sus pasajeros nos damos cuenta de que tienen una entidad más allá del motivo por el que viajaban. Y cuando nuestros familiares se obstinan en caminar hacia una dirección que no teníamos prevista nos pasa lo mismo.

Login to post comments