Iniciar sesión

Textos sobre el Trabajo

Textos sobre el Trabajo (72)

Pese a todos los elementos comparativos que hallamos en todas las grandes religiones, el cristianismo ofrece un elemento diferenciador que le confiere una identidad indiscutible: la estirpe semítica intensamente modelada por la cultura y el pensamiento helenistas. El pensamiento griego ha ido expresando los dogmas cristianos a medida de sus configuraciones. Sin el helenismo el cristianismo dejaría de ser la religión del occidente europeo, que la diferencia de su matriz judía y sobre todo de su “pariente” islámica, a la que le ha faltado un mínimo hervor helenístico. Quizá esto explique bastante las concordancias y las discordias existentes en la llamada “casa de Abraham”. Sin duda, que las discordancias serían menos acentuadas, entre las tres religiones semíticas, sin el hervor helenístico y sobre todo, la concepción del Logos Occidental. Sin él, no se entendería el misterio trinitario en Dios, y las descripciones de las naturalezas personales de Jesucristo. Habría un mayor consenso en la acentuación del monoteísmo en Dios, y en el profetismo excepcional de Jesús de Nazaret, como lo acentúa sobre todo la tradición sufí. Y con esta base, quizá, se verían sometidos dogmas y creencias a una lectura distinta. Pero esto no es, ni será así. Pese al esfuerzo ecuménico de algunos, aunque aquí, ya no concerniente a las exclusivas religiones semíticas sino a las grandes religiones mundiales, el Logos es el gran obstáculo de un pluralismo religioso sin reservas.

Miércoles, 28 Febrero 2018 18:59

Tres pilares del Trabajo Interior

Publicado por

Aunque el trabajo interior se puede abordar desde diferentes perspectivas, y de hecho cada buscador tiene su propio camino, en lo que es el mío, y teniendo como guía a Antonio Blay, podría sintetizarlo en tres aspectos fundamentales: El Centramiento, La Actitud Positiva y La Aceptación.
El descubrimiento de un testigo o sujeto de lo que ocurre en nuestra conciencia marca un hito en el proceso de retorno a nuestra propia naturaleza, hasta este momento es como ir buscando en una habitación a oscuras la puerta de salida; no estamos satisfechos con nuestras vidas y buscamos todo aquello que nos de un poco de paz, felicidad y seguridad, sabemos lo que no queremos pero descubrimos que todo aquello que nos da seguridad o felicidad no es permanente, y es como la zanahoria que siempre está más lejos.

Hay un momento en que vemos con claridad que en el centro de toda esta búsqueda, de todo deambular por la vida, hay una realidad inalterable, un lugar de libertad, que está más allá de todo lo que ocurre y por lo tanto más allá del tiempo, en el presente; se le puede nombrar sujeto, testigo, yo profundo, presencia, y es lo que Es siempre, seamos o no conscientes. En este momento empieza de verdad el trabajo interior porque sabemos a donde vamos, aunque requerirá de todo nuestro esfuerzo y entrega para ir superando este entramado mental psicológico hecho de miedos, deseo y hábitos, para que quede lo que siempre ha sido; mi propia naturaleza.

Miércoles, 28 Febrero 2018 18:51

El Amor: un camino y una finalidad

Publicado por

Uno de los frutos más transformadores que aporta el Trabajo a nuestras vidas es la calidez y profundidad de las que se van impregnando nuestros actos a medida que vamos avanzando en él. Creo que esto es debido a que vamos tomando conciencia, poco a poco, de que el Amor se va instaurando en nuestras vidas.  La observación, y progresiva constatación vivencial de que todo lo impregna, todo lo mueve, todo lo relaciona...,  nos va haciendo vibrar en su sintonía, modificando maneras de pensar, sentir y hacer, hasta conducirnos al redescubrimiento de nuestra verdadera Naturaleza, hasta llegar a tener la certeza de que Yo Soy eso, Amor.

Cuando comencé el Trabajo ya había leído previamente algo de Blay y me sonaba lo de que somos un potencial de Inteligencia, Amor y Energía. ¡Y además, un potencial infinito! No obstante, por entonces, esta afirmación me parecía un poco inverosímil, porque aunque aspiraba a vivir mucho más plenamente, contemplaba y medía el mundo y a mí misma bajo los patrones sociales adquiridos e interiorizados en mi “Yo Idea” los cuales limitaban y distorsionaban mi visión y percepción Real.

Así que primero había que desmontar todas estas ideas que acostumbran a estructurar nuestro mundo: pequeño, limitado y supuestamente previsible, al que miramos y nos relacionamos desde la dualidad: “yo y el mundo”, con el propósito de convertirlo en algo mucho más grande, real y fuente de infinitas oportunidades, que nos vaya acercando a sentirnos en la Unidad:  “yo en el mundo”, formando parte de todo.

Martes, 30 Enero 2018 19:04

La disponibilidad del corazón

Publicado por

Son realmente pocas las personas capaces de ser generosas desde la disponibilidad del corazón, pues eso requiere una conexión con una dimensión profunda de uno mismo que posibilite la capacidad de amar realmente a los demás desde la libertad. Lo que, a su vez, parte de estar centrados y conectados con nuestras almas…  Cuando encuentras a personas así parece que has llegado a casa después de un largo viaje, seguramente porque están en su “casa”, enraizadas en su ser y conectadas con la realidad. Es un regalo de la vida contar con su presencia y también nos transmiten la esperanza de un mundo mejor. Solamente cabe gratitud e inspiración ante personas así. Nos inspiran y nos estimulan a ser como ellos.

Cuando no se las encuentra, parece que el mundo se torna un desierto, por la sensación de sequedad que producen y da la impresión de que no hay agua para todos, ya que muchos se reservan su “riqueza” tanto para sí mismos que se acaban volviendo cada vez más pobres y miserables y parece que se ve "sed" por todas partes...

Sábado, 30 Diciembre 2017 17:32

Despiertos la esperanza se convierte en trabajo

Publicado por

Cuando llegamos al Trabajo siempre lo hacemos con la esperanza de ser mejor, de llegar a ser felices, la esperanza de ser nosotros, de encontrar nuestra luz, de conseguir que todo en nuestra vida se solucione, etc. La esperanza es un motor que siempre nos ha empujado a buscar, siempre nos ha alimentado ese anhelo de verdad, de realidad, de felicidad, de plenitud. La esperanza es una mirada al futuro, es creer en que este sea mejor que el presente, incluso ponemos la esperanza en los demás para que nos aporten felicidad. A nivel social depositamos la esperanza en los niños para que el mañana pueda ser un mundo mejor. Ponemos esperanza en el mañana para que este sea benévolo con nosotros y los nuestros.Nos fijamos en el futuro porque en el presente no nos sentimos dignos ni completos.

El problema lo tenemos cuando estando dormidos llega el futuro y nos sentimos profundamente decepcionados, volvemos a recurrir a la esperanza en el año que viene, para que este nos traiga aquello que añoramos o creemos que no tenemos y merecemos o esperamos que nos toque la lotería, hasta nos llegamos a hacer promesas a nosotros mismos sobre nuestra conducta que acaban cayendo en saco roto porque las dinámicas del personaje son incansablemente repetitivas.

Sábado, 30 Diciembre 2017 17:20

Transformarse en el sendero mismo

Publicado por

Tanto en el ámbito del denominado “desarrollo personal” como en la esfera de la espiritualidad en sentido estricto, se usan con frecuencia los términos proceso y sendero para hacer mención a la dinámica que desemboca en la transformación de uno mismo. Así se suele contemplar: como un camino en el que ir avanzando. Sin embargo, Helena P. Blavatsky, en La Voz del Silencio, afirma: “No puedes recorrer el Sendero antes de que te hayas convertido en el Sendero mismo” (I,58). ¿Qué significa esto?
     
Es un espléndido aviso a navegantes: a ti que te pones en marcha e inicias la travesía para descubrir quién eres realmente y vivir coherentemente como tal, no olvides nunca que no se trata de buscar un camino exterior a ti mismo, sino de centrarte en ti y conocerte plenamente. Y el conocimiento de ti mismo tiene un punto de partida obligatorio que radica en saber cómo eres en el momento presente y examinar todo lo que en ti se mueve y manifiesta. Es decir, analizar conscientemente tus emociones y deseos, tus ideas y pensamientos, tus motivos y motivaciones, tu naturaleza interior… las raíces de tu ser. Y ningún aspecto debe quedar fuera de este examen que, por otra parte, nada tiene que ver con la culpa, la carga y el pecado generados en el imaginario de las religiones dogmatizadas.
 

Jueves, 30 Noviembre 2017 19:46

Belleza consciente

Publicado por

La belleza no es solo lo que se percibe por los sentidos, sino todo lo que fascina y agrada en cualquiera de sus formas.El canon de belleza ha ido cambiando a lo largo de la historia, porque lo que se considera bello hoy, antes podía no serlo. Una «belleza ideal» es una entidad que es admirada o posee características ampliamente atribuidas a la belleza perfecta en una cultura particular. Debido a que constituye una experiencia subjetiva, a menudo se dice que «la belleza está en el ojo del observador».

Hoy en día hay más herramientas para alcanzar una belleza más variada y más inmediata, pero también más invasiva   y  más  artificial, menos natural. Los modelos de belleza que la sociedad nos trasmite  son arquetipos que en muchos casos  proyectan lo que no somos, sin dejarnos ver lo que realmente somos. Lo que más se valora es lo externo, la juventud, la perfección y la imagen, en definitiva la impecabilidad externa.

Durante muchos años  en mi trabajo como estilista de peluquería la mayor demanda eran tratamientos  con resultados rápidos sin pensar tanto en el daño a la salud del cabello. Desde hace  cuatro años he visto como he ido desarrollando un proceso de cambio a través  del  Trabajo aplicado a mi ámbito laboral. Este gran cambio es un proceso de evolución que me ha hecho “Despertar” a una nueva conciencia, de lo más inmediato a lo más integro o “esencial”.

Miércoles, 01 Noviembre 2017 11:19

El camino de vuelta a casa

Publicado por

Siempre he sabido que había algo más. Algo que no era capaz de captar a través de los sentidos pero que estaba ahí y era el origen de todo, era sobre lo que se asentaba lo demás y lo que daba sentido a la existencia. La intuición me decía que las cosas no podían acabar en el plano físico, sabía que había una realidad superior que lo abarcaba todo. Esta certeza iba acompañada de un sentimiento de soledad, de vacío, ya que no encontraba mi lugar en el mundo; no acababa de ver cuál era el sentido de mi vida. No me llenaban las cosas que se suponía me tenían que llenar, pues sabía que el sentido de la existencia era otro. Recuerdo que con nueve años me miraba al espejo y me preguntaba quién era y porqué estaba yo aquí y no otra persona, porqué Dios me quería aquí. Buscaba respuestas; me buscaba a mí misma.

En este camino de búsqueda de mi naturaleza esencial, me convertí en una ávida lectora de libros cuyos ejercicios iba practicando pero que no lograban calmar mi sed interior. Así que continué buscando hasta que a los quince años encontré el yoga y, he de decir, que durante diez años esta milenaria técnica ha sido, en mi caso, una fabulosa herramienta de autoconocimiento personal.

Más tarde, Jordi Sapés, Pilar de Moreta y Jordi Calm vinieron a Pamplona para impartir un seminario de introducción al Trabajo de Antonio Blay y en ese momento supe que había encontrado algo muy valioso.

Sábado, 30 Septiembre 2017 17:22

Lo espontáneo o mi primer Pinocho

Publicado por

Atribuyen a Platón la siguiente respuesta ante la pregunta de un alumno:

-Maestro, ¿qué sabías al nacer?

-Al nacer lo sabía todo…pero lo he ido olvidando.

El sentimiento de plenitud de la infancia es algo que sigo teniendo muy vívido en mi recuerdo. Con seis o siete años de edad mi padre organizaba una de sus muchas ferias del libro como parte de su actividad en el movimiento asociativo que se generó en la transición española. Fundó la asociación de vecinos de la localidad con unos estatutos en los que se reflejaban una prioridad que le obsesionaba: el acceso a la educación y a la cultura gratuitas para beneficio de las clases trabajadoras. Entiendo de dónde venía y entiendo hacia dónde quería ir, pero lo que más entiendo es que la infancia y la juventud eran para él un terreno en el que sembrar, un terreno favorable para parir un nuevo mundo.

Miércoles, 23 Agosto 2017 16:26

El Trabajo interior para mí

Publicado por

He encontrado respuestas a preguntas y aclaraciones a cosas que veía y sabía pero que estaban más hacia atrás. No prestaba atención a todo lo que veía, seguía un patrón de mi mente. Al hacer el Trabajo he podido ver toda la verdad que tenía delante, todo lo que sabía y veía aunque yo funcionaba desde el automatismo.
Una necesidad imperiosa de saber y llenar un hueco dentro de mi pecho me hizo pedir a Dios que no me importaba el estado en el que estuviera, pero lo que sí que quería era llenar el vacío que yo vivía en mi pecho, el cual lo visualizaba como un hueco negro y profundo. Después he podido comprobar que cuando pides desde tu verdad, recibes de la Vida, de Dios.

Ahí empezó mi búsqueda. Yo me iba al trabajo y hacía mis tareas de cada día pero se presentaban situaciones y personas que me llevaban por el camino de descubrir todo lo que anhelaba.
Conocí los libros de Antonio Blay  y en una papelería de Barcelona vi anunciado que daba una charla un alumno suyo. Así conocí a Jordi Sapés aunque no fue hasta unos años más tarde que empecé a trabajar con él.

Página 1 de 6