Marta

Marta

Hace mucho tiempo que tenía pendiente escribir un artículo para ADCA, y el mes de agosto me comprometí hacerlo en la edición de octubre. No sabía de qué hablar ni que explicar, he estado dando vueltas sobre cómo ha influido el Trabajo en diferentes aspectos de mi vida, y como sabéis los que estáis en el trabajo espiritual, nos influye en todos y cada una de sus nuestras versiones: madre, hija, hermana, pareja, profesional,…, un sin fin de versiones en diferentes momentos y eventos de nuestros días; pero hoy me quedo con mi versión de nieta.

Justamente a pocos días de entregar el texto, mi abuela materna María, de 98 años, se encontraba en la recta final de su existencia de vida, en su momento de despedida y me apetecía compartir con vosotros lo que he vivido junto a ella.