Imprimir esta página

Dios pone los ejercicios

Escrito por

La realidad está hecha de energía, inteligencia y amor. Cuando nuestro desarrollo personal descuida alguno de estos aspectos o se satisface considerando que lo manifiesta en un grado superior al de su entorno, la realidad se encarga rápidamente de desmentirlo presentándose en forma de problema. No tenemos más que mirar que aspectos de la realidad se nos presentan más cuesta arriba para ver las capacidades que necesitamos ejercitar.

Pero esto sucede también cuando, habiendo advertido esta falta de desarrollo, nos proponemos remediarla con nuestra mejor voluntad y nos hacernos el propósito de tratar algunas cosas de una manera distinta de cómo veníamos haciéndolo. La idea suele consistir en hacer pequeñas mejoras, algunos retoques. Pero la respuesta que tiene en cuenta lo que hasta ahora habíamos considerado irrelevante tiene un tenor muy diferente, no puede ser la misma de costumbre convenientemente remozada. Y el hecho de querer mantener la de costumbre, limpiándole la cara, produce más desgracias que beneficios y nos coloca ante la evidencia de que el cambio ha de ser mucho más profundo. 

Como dice el refrán: a veces para solucionar algo se ha de estropear del todo, precisamente para que los apaños no sean posibles. Esto es lo que está sucediendo ahora en relación a un problema colectivo: los refugiados de las guerras y del hambre que pretenden entrar en Europa. La avalancha es de tal magnitud que los gobiernos europeos no han dudado en quitarse la careta y proclamar en voz alta que no los quieren; pero esto solo ha servido para desenmascarar su inmoralidad porque la gente continúa llegando y superando todos los obstáculos que se les pone. Es una corriente imparable a la que habrá que dejar de tratar como una cuestión de orden público. En todo caso, el orden público habrá que imponérselo a los ciudadanos europeos que protestan porque se les despierta del letargo en el que están instalados.

La inmoralidad ofrece diferentes formas: colocar tanques en las fronteras, levantar vallas en las mismas, amenazar con confiscar los salarios de los trabajadores en situación ilegal, negarles cobertura sanitaria, permitir que se ahoguen en el mar, dispararles para que no pongan el pie en territorio europeo y devolverles al otro lado si lo han conseguido. Todo esto conculcando la legislación internacional. ¿Quiénes son aquí los ilegales? Esto no solo es ilegal: es inhumano; y sobre todo inútil, porque una legislación que ignora la realidad se cae por sí sola.

¿Y quién se preocupa realmente por el origen del problema? Ya es evidente que las fuerzas del mercado no van a sacar al continente africano de la miseria, solo van a agravarla cada día más. También es evidente que las filas del fundamentalismo islámico se nutren de personas que viven marginadas por el fundamentalismo financiero. La inteligencia y la energía, la razón y la técnica, se están mostrando incapaces de resolver la situación. Falta el amor. Son millones de personas las que reclaman un compromiso con la humanidad que, hoy por hoy, no tenemos.

Ya sé que la excomunión no está de moda, pero igual el Papa debería leerles la cartilla a estos dirigentes europeos que se dicen católicos o protestantes y adoptan estas medidas represivas en vez de atender la situación. Claro que igual sucedería que la mayoría de católicos, encabezados por estos dirigentes, se pondrían de acuerdo y lo excomulgarían a él.

En todo caso, ahí tenemos algo que nadie había previsto y nadie sabe cómo solucionar sin cambiar los esquemas tradicionales. Es un ejercicio que Dios nos pone. 

 

Artículos ADCA
Visto 28797 veces
Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

27 comentarios

  • Enlace al Comentario Jordi Jordi Jueves, 17 Septiembre 2015 09:36

    La personalidad es el cómo soy: mi cuerpo, mi temperamento, mis relaciones, las habilidades y la sensibilidad que he desarrollado y los conocimientos que he adquirido a lo largo de la existencia.Todo ello fruto de la actualización de la capacidad de ver amar y hacer que es mi naturaleza esencial.

    El personaje es la idea de que no soy nada por mismo y de que seré algo en la medida en que esta personalidad se ajuste a un modo de ser que cuenta con una especial aprobación en el entorno social en el que nos movemos.
    Hay buscadores espirituales que se abstienen de incidir, no solo en la política sino en el resto de las actividades ordinarias del ser humano: son los que se retiran del mundo y se dedican a la oración en las órdenes religiosas de clausura.

    Pero nosotros somos buscadores espirituales en medio del mundo, somos gente que tenemos familia, profesión, actividades sociales y formamos parte de un colectivo. En todos estos ámbitos se ha de ejercitar la espiritualidad, no hay razón alguna para abstenernos en ninguno de ellos sino todo lo contrario. Y cada uno ha de hacerlo de la manera que entienda más idónea porque es su derecho y su responsabilidad.

  • Enlace al Comentario Manuel Manuel Miércoles, 16 Septiembre 2015 16:00

    Existen las fronteras, porque hay división dentro de nosotros, existe la pobreza porque existe la misma en nuestro hacer, existe el miedo porque no se comprende la vida, las cuestiones se parchean, pero no se va al fondo de las mismas, no hay una visión de globalidad, nuestros juicios siempre son parciales y en ellos nos enrocamos.

    Esto que antecede, en modo alguno llama a la resignación, o a la inacción, sino justamente, a una acción total, no guiada por códigos externos.

  • Enlace al Comentario Pedro Pedro Miércoles, 16 Septiembre 2015 12:33

    He escrito mi comentario sin haber visto el de Jordi pero veo que nos hemos acercado al tema de forma similar. Ambos mencionamos el tándem personaje/personalidad y también la imposibilidad de no intervenir, si no es más por omisión.

  • Enlace al Comentario Pedro Pedro Miércoles, 16 Septiembre 2015 11:55

    A mi también me suele surgir la duda que le ha surgido a Manuel. Cuando hacemos un análisis de cualquier situación, por mucho que nos esforcemos, es imposible que el resultado final no lleve cierto sesgo. Ocurre con los conflictos en Oriente Medio, con el debate político entre Cataluña (y el País Vasconavarro)y el estado central, etc. Por mucho que hayamos despertado llevamos un bagaje de filias y fobias, una experiencia vital y unos condicionamientos provenientes de la mente acostumbrada a pensar de forma dicotómica que hacen muy difícil un discurso holístico que supere el conflicto.
    Ante esto planteo dos temas que dan para mucho:
    - ¿Tenemos una idea precia de cuales son los límites entre el personaje y la personalidad? Estaría bien profundizar en la definición de ambos conceptos.
    - Los buscadores espirituales ¿debemos de abstenernos de incidir en los campos político-económico-social de nuestro entorno? Si la respuesta fuera afirmativa, ¿el abstenerse no es otra forma de tomar partido (por omisión o dejación)?

  • Enlace al Comentario Jordi Jordi Miércoles, 16 Septiembre 2015 10:14

    Bien, las palabras de Blay siempre hay que situarlas en el contexto de lo que dice. Los colectivos son algo más que una suma de individualidades, cada uno de nosotros tiene en su conciencia una dimensión personal, otra colectiva y otra espiritual. Y en cualquier caso la conciencia nunca puede llevarte a la inhibición.
    Otra cuestión es que el personaje utilice los asuntos colectivos con la intención de conseguir poder, prestigio o influencia moral sobre su entorno. Pero has de diferenciar el personaje de la personalidad; y la personalidad siempre interviene en los asuntos terrenales, por acción o por omisión.

  • Enlace al Comentario Manuel Manuel Martes, 15 Septiembre 2015 10:33

    Jordi, gracias por responder y por el contenido de tu respuesta.

    Personalmente entiendo, que los debates sobre religiones, política, economía...como hoy están planteados, los hacemos todos desde el personaje que construimos; porque si los hacemos desde la manifestación de lo Superior en nosotros, todos ellos quedarían diluidos.

    El propio Antonio Blay, en el curso de Autorealización que he podido escuchar, en un momento dado, zanja una cuestión acerca de "cómo influir en la paz en el mundo", porque en el fondo sabía, que no es una cuestión genérica de la "paz en el mundo", sino de la "paz con nosotros", individual, y que la suma de esas individualidades,es lo que realmente mueve las cosas.

  • Enlace al Comentario Jordi Jordi Lunes, 14 Septiembre 2015 17:21

    Entiendo lo que quieres decir. Pero yo veo lo Superior como algo que se tiene que expresar aquí abajo, y cada uno lo expresa de un modo personal, basado en sus conocimientos y su experiencia. Yo no pretendo en ningún momento que mi manera de ver las cosas sea totalmente acertada, seguro que olvido muchos factores que cuentan en esta realidad, pero no me gusta colocarme por encima del bien y del mal; prefiero cometer errores y dar pie a otros comentarios que me complementen y/o me corrijan.

  • Enlace al Comentario Imanol Imanol Lunes, 14 Septiembre 2015 12:19

    Hola Ana Maria, en CEAR, Asociación española de ayuda al refugiado seguro que te pueden ayudar, su web es http://www.cear.es Un abrazo.

  • Enlace al Comentario Manuel Manuel Lunes, 14 Septiembre 2015 10:31

    Jordi, en algunos de tus artículos y charlas que te he escuchado, me da la impresión de que mezclas en muchas ocasiones tus opiniones acerca de política y economía, con lo que en teoría a la vez se pretende hacer llegar, y es que eso son solo puntos de vista y una verdad parcial; y en mi percepción, el que está hablando es tu propio personaje.

    Ejemplo de este artículo:

    "colocar tanques en las fronteras, levantar vallas en las mismas, amenazar con confiscar los salarios de los trabajadores en situación ilegal, negarles cobertura sanitaria, permitir que se ahoguen en el mar, dispararles para que no pongan el pie en territorio europeo y devolverles al otro lado si lo han conseguido"

    En mi opinión, es un conjunto de verdades que funcionan parcialmente, en las que hay muchas excepciones y en las que no están incluidas las responsabilidades de los propios ciudadanos de esos paises, haciéndoles constantemente víctimas de las circunstancias, sin los que ellos parece ser nunca han podido hacer nada; sin olvidar, que en este tipo de análisis, tampoco se contempla lo que sí "hace Europa". Es como si en España culpásemos a Alemania o a Rusia, por el apoyo que dieron a ambos lados en la guerra civil, y cargásemos sobre sus conciencias, la responsabilidad que es sólo de los propios españoles, y que condujeron a la guerra civil.¿Parcialmente tienen responsabilidad?, si, ¿los españoles?, también.

    Pero te digo Jordi, probablemente mi visión pueda estar completamente desenfocada, y no se corrresponda con la realidad; pero es la impresión que me da, y entiendo, en mi visión que este tipo de debates o enfoques, habría que dejarlos al margen.

  • Enlace al Comentario Ricard Miquel Ricard Miquel Domingo, 13 Septiembre 2015 10:35

    Nuestro planeta es como una mota de polvo en orden a la Creación.
    ¿Qué puede hacer más Dios?
    Jesús ya murió y resucitó.
    No podemos pedir a Jesús que continúe sufriendo.
    Dios pone los ejercicios para que crezcamos ...
    En realidad ¿quién excomulga a quién?
    Somos nosotros los que nos excomulgamos al romper la comunión con Él. La relación, la común Unión.

Inicia sesión para enviar comentarios