La libertad, señal de progreso

  1. EFECTOS Y SEÑALES DE PROGRESO

¿Cómo sabe uno que trabaja, que progresa, que está en el buen camino? ¿Cómo reconocer señales de progreso en este trabajo de realización interior? Hay ciertamente unos síntomas, unos efectos, que nos permiten distinguir nuestro progreso o estancamiento. Hay síntomas positivos y negativos (estos últimos se manifiestan por la ausencia de algo).

Efectos positivos

  1. En la medida en que yo esté trabajando se irá actualizando en mí, más y más, una conciencia de energía, y al decir conciencia de energía, queremos indicar todo lo que se deriva de la energía: voluntad, capacidad de acción, capacidad de resistir obstáculos, decisión, empuje, fuerza moral.
  • Se va desarrollando una mayor y más profunda comprensión de las personas, una comprensión y discernimiento del sentido de las cosas, de las circunstancias; uno va descubriendo poco a poco que cada cosa, cada hecho en la vida de uno y colectivamente de la humanidad, está lleno de sentido, que todo lo que está ocurriendo no es nada más que la expresión significativa de una Realidad superior.
  • Va apareciendo en mi interior una noción de paz, de tranquilidad, de serenidad, de equilibrio, que no depende para nada de las circunstancias exteriores; voy adquiriendo una independencia y una libertad interior cada vez mayor. Es decir, que participo en mi experiencia interna cada vez más de los atributos esenciales de eso que llamamos Realidad.

Efectos negativos

Las señales o síntomas de carácter negativo consisten en la disminución –hasta la total desaparición– de todo lo que son miedos, inseguridades, angustias, indecisiones, dudas, perplejidades. Va desapareciendo todo lo que es conflicto, dependencia de las personas (de sus opiniones y acciones), de las circunstancias, de la salud, etcétera. La autorrealización va eliminando de una forma progresiva todo lo que son contenidos negativos de la personalidad.

Antonio Blay Fontcuberta. “Caminos de autorrealización”. Editorial Cedel. 1982.

5 comentarios en “La libertad, señal de progreso”

  1. Iñigo Aizpurua Azpiazu

    Voy sintiendo lo que dice Blay en las señales de progreso, aunque a veces dude, sobre todo porque están surgiendo unos cambios tan grandes que me inquietan. En estas últimas semanas estoy durmiendo como los pajaritos, es más me despierto antes que ellos y me asusta un poco porque tengo miedo a que mi sistema nervioso se desequilibre. Quiero pensar que los cambios que están surgiendo en mi forma de ver, de sentir y de hacer son los que hacen que, hasta que las turbulencias cesen puede que toque dormir poco. También lo achaco a un punto gordo de ansiedad por llegar a ver luz clara y serena.
    ¡Gracias a la asociación por tenernos en canción!

  2. Me da cierto temor, leyendo este artículo, que se entienda mal. Quiero decir que nos convenza de estar pendientes y dependientes de los resultados de la acción; y nos olvidemos de que éstos, ni dependen de nosotros, ni deben ser buscados.

      1. De nosotros sólo depende el esfuerzo. Eso es lo que nos toca, trabajar. «buscad el reino de Dios y su justicia, lo demás se os dará por añadidura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio