Antonio Blay

Imagen propia.

¿Cuál puede ser la acción en el exterior?

Imagen propia.Muchas veces se plantea la pregunta de qué es lo que una persona que trabaja y vive todos los valores auténticos espirituales puede hacer en el exterior, es decir, es correcto que haga. Dijimos ya anteriormente que, en principio, la vida interior, desde cierto ángulo, nada tiene que ver con la vida exterior. La vida espiritual no tiene nada que ver con la vida material, en el sentido de que no se pueden vivir simultáneamente las dos vidas, porque son dos dimensiones distintas. No obstante, lo que decíamos hace poco es cierto: en la medida en que yo funcione de acuerdo con unas leyes, de acuerdo con unos estados de conciencia, yo necesitaré vivir al exterior con estas mismas leyes. Si no, sentiré que algo falla en mí, que estoy en contradicción conmigo mismo.

¿Cuál puede ser la acción en el exterior? Leer más »

Ed Cedel

Despertar

Ed Cedel

    Si todo el mal reside en el empequeñecimiento, en la rigidez mental, en el alejamiento del centro y en la superficialidad en que nos hemos encerrado, es evidente que lo único que nos puede redimir, el único medio para redescubrirnos, para volver a ser nosotros mismos, es una doble actitud: de apertura y de atención, porque esto sigue la dirección inversa de lo que nos está ocurriendo. Si estamos cerrados y oscuros, para corregirnos tendremos que abrirnos y estar más despiertos. Esta es la clave de la combinación de la puerta de nuestra mente. Si aprendiéramos a estar más abiertos ensancharíamos nuestro horizonte y si aprendiéramos a estar más despiertos descubriríamos mejor la naturaleza de todo cuanto existe dentro y alrededor nuestro. Pues no se trata de adquirir nada más, sino simplemente de descubrir lo que existe. Para eso se requieren sólo dos cosas: abrir y mirar. Y para poder mirar claro hay que estar mentalmente despiertos. O sea, que realmente lo que nos falta es cultivar más y mejor lo que ya  tenemos: saber mirar y saber abrir.

Despertar Leer más »

adca-entrada-foto

Planos de conciencia

Pixabay

Podemos ver el proceso de la humanidad desde un punto de vista evolutivo, que correspondería a un modo cualitativo del hombre actual.

     

     1. Conciencia animal

 

     Al principio, según nos es dado suponer, el hombre se regía por la ley, no del más fuerte, sino del más apto. Porque dicha aptitud podía adoptar dos formas: o más fuerza, o más habilidad. Tanto en el reino animal como en el humano, únicamente sobrevivían los seres que eran más fuertes o más hábiles para vencer a los demás, para conquistar la presa que les servía de sustento, para imponer su voluntad y para defenderse de los enemigos.

Planos de conciencia Leer más »

articulo-adca

La realización que buscamos y la vanidad que nos tienta

Editorial Cedel

Todas las cosas pueden tener una realidad fuera de sí, pero si yo las percibo es porque se produce en mí  el sentimiento, la respuesta, por la cual yo digo: sí, esto es así. Podemos intuir (ya que lo que ha de funcionar en este campo es la intuición), que el trabajo de realización del YO es el trabajo central de nuestra vida, lo único que tiene sentido, lo único que puede dar sentido, pero a condición de que distingamos claramente entre el yo de superficie –ese pequeño personaje que tiene unos nombres y unos apellidos, que hace de jefe, de padre, de lo que sea– y el verdadero Ser profundo, que es quien alimenta a este personaje, así como a todo lo demás. Cuando hablamos del YO con mayúsculas, nos referimos siempre a este Yo central.

La realización que buscamos y la vanidad que nos tienta Leer más »

antonio-blay-personalidad

Práctica diaria

Editorial Sincronia

Esto nos obliga a dedicar todos los días un espacio a este contacto [con Dios], a este reconocimiento de Dios presente, expresándome y vaciándome de lo que me preocupa y dejando sitio en mi mente y en mi corazón                  para que Dios pueda manifestarse de algún modo. Todos los días yo he de dedicar 15 ó 20 minutos (por la mañana si es posible) a esta práctica, con toda sinceridad; y el clima que se produzca, procuraré mantenerlo durante el día. También repetiré cuando me sea posible, aunque sea en períodos más cortos (de unos 5 minutos) el mismo proceso de oración y silencio receptivo, para renovar la experiencia de la mañana.

Práctica diaria Leer más »

desconexion-adca

Identificación con el modelo: desconexión con el fondo

PixabayDecía que cuando somos pequeños se nos va educando, que educar consiste en que se nos vaya diciendo lo que hay que hacer, cómo hay que hacerlo y lo que no hay que hacer. El niño va aprendiendo eso que se le enseña, pero no sólo lo aprende sino que lo acepta tal como se le da, es decir, se le da como que eso es la verdad y el bien.

Identificación con el modelo: desconexión con el fondo Leer más »

Distinguir emoción y sentimiento; aceptar y comprender

Pregunta de un alumno:

¿Las emociones te sacan de tu centro?

Respuesta de Blay.: Las emociones te sacan de tu centro, pero no el sentimiento. Emoción es una reacción que se produce en relación con algo, en cambio el sentimiento es algo que surge del fondo naturalmente. La emoción siempre es una reacción, una respuesta a algo, en cambio, el sentimiento es algo inherente a la persona y surge del fondo, el sentimiento te ayuda a centrarte, la emoción te ayuda a descentrarte.

 

Distinguir emoción y sentimiento; aceptar y comprender Leer más »

Lo que nos impulsa

La mayor parte de las personas vive su existencia como un contraste entre ilusiones y desilusiones, entre unas situaciones que son placenteras y otras de conflicto, de dolor. Si encuestáramos a un grupo numeroso de personas en relación a la idea que tienen de su vida, evaluada como positiva o negativa, agradable o desagradable, etc., probablemente encontraríamos a un mayor número de ellas que afirmarían que la balanza se inclina del lado negativo.

     Esto es realmente decepcionante si, por otra parte, consideramos que la vida debiera ser algo completamente positivo, que la vida debiera constituir un crecimiento constante en relación a las propias facultades, a la conciencia clara de sí mismo, a la comprensión de las cosas, a la capacidad creativa, y este crecimiento conduciría progresivamente a una mayor vivencia de lo positivo.

Lo que nos impulsa Leer más »

La Presencia de Dios (2 y final)

Entonces comienza la verdadera vida espiritual, pues me doy cuenta de que ya no soy yo quien vivo, de que no soy una unidad aislada enfrentada a la vida, enfrentada a los demás, sino que esa Realidad que intuía y a la que he aspirado de muchas maneras empieza a aparecer en mi propia experiencia. Por sutil, por suave que sea al principio, la calidad que trae consigo es testimonio de que viene de una zona mucho más alta.

 

La Presencia de Dios (2 y final) Leer más »

Scroll al inicio